Por qué cargar un teléfono en lugares públicos puede ser peligroso

  01 Diciembre 2019    Leído: 472
Por qué cargar un teléfono en lugares públicos puede ser peligroso

Hoy en día muchos lugares públicos tales como aeropuertos, cafés, estaciones, están equipados con puertos de carga que realmente ayudan a permanecer disponible cuando la batería del dispositivo móvil está baja. Sin embargo, tales cargadores representan un peligro real para la seguridad de los datos personales.

Las zonas de carga ya existen en muchos espacios públicos tales como cafés, oficinas, salas de aeropuertos y estaciones de trenes. Estas zonas están equipadas con puertos USB o incluso con cables donde quien necesite un cargador puede alimentar su dispositivo.

No obstante, vía estos cables o puertos USB los hackers pueden robar todos tus datos e incluso dinero instalando un programa maligno en tu dispositivo. El método se llama Juice Jacking o ataque de carga.

Cómo se pueden robar los datos vía puertos USB

Los dispositivos utilizan el mismo cable y puerto para la carga y la transmisión de datos. Los puertos de carga públicos pueden ser conectados a los ordenadores de los ciberdelincuentes que conectan al dispositivo cuando uno comienza a cargarlo.

De esta manera, obtienen acceso ilegal a todos los datos almacenadosen tu teléfono durante el proceso de carga. Mediante el cargador se instala el programa malicioso e incluso después de desconectar el celular del puerto USB es accesible para infiltración. Todos tus datos están en riesgo, incluyendo las fotos, la base de datos de contactos, notas, archivos de música e incluso archivos de caché.

Cómo protegerse de Juice Jacking
Aunque el Juice Jacking no es una amenaza común, siempre es mejor tener cuidado. Sputnik ofrece algunos consejos para evitar este ataque secreto a tus dispositivos. Primero, es mejor tener una batería portátil, que te independizará de cualquier cargador fijo. Otra recomendación es cargar la batería mediante un enchufe de electricidad en vez de un puerto de USB.

No obstante, existen situaciones, cuando la única opción es alimentar el teléfono en la zona de carga con puertos de USB. Existen varios trucos para protegerse de cualquier ataque malicioso.

Desactivar el dispositivo. Cuando tu teléfono está apagado, es imposible transferir ningún dato a los sistemas informáticos conectados con las estaciones de carga públicas.
Utilizar el cable solo para la carga. Existen dos tipos diferentes de cables USB disponibles en el mercado. Unos sirven solo para la carga y tienen un puerto de carga y otros cables tienen puertos combinados —de datos y de carga— para las dos opciones. El cable de solo carga nunca puede transmitir datos, así que su uso impedirá el hackeo del dispositivo.
Usar un adaptador especial. Cualquier cable se puede convertir en uno solo para la carga mediante el bloqueo de los puertos de datos. Un adaptador especial llamado condón USB se adhiere al cable y no permite la transmisión de datos.
Usar las opciones de seguridad del aparato. La mayoría de los teléfonos inteligentes contemporáneos tienen buena protección de datos. Al conectarte por un cable USB, el teléfono te pide permiso para transferir datos o no. Haz clic en cancelar cuando utilices un cargador público o cualquier otro equipo en el que no confíes.


Etiquetas: