El coñac francés que nubla el cerebro armenio: Es hora de despertar- Análisis