Fricción entre Washington y Londres por el embajador británico

  09 Julio 2019    Leído: 267
Fricción entre Washington y Londres por el embajador británico

“Inepto”, “inseguro”, “incompetente”... así ve el embajador británico a Trump.

Al presidente Donald Trump le encanta presumir de las felicitaciones que supuestamente recibe en las grandes citas internacionales, cuando sus pares le felicitan en privado por su estilo de gobierno, su gestión económica, la credibilidad supuestamente recuperada... Aunque ese sea el caso, lo que dicen a puerta cerrada no es en absoluto halagador, según se desprende de los informes que el embajador de uno de sus aliados más estrechos, el Reino Unido, ha hecho llegar confidencialmente desde Washington a Londres en los últimos años.

“Realmente no creemos que este Gobierno vaya a ser sustancialmente más normal, menos disfuncional, menos impredecible, menos dividido en facciones y menos torpe e inepto en el terreno diplomático”, escribe a Londres, en un telegrama confidencial publicado por The Daily Mail, el embajador británico en Estados Unidos, Kim Darroch. Los cables comienzan en el 2017 y llegan hasta la actualidad, y ofrecen una extraordinaria mirilla a la percepción que la diplomacia británica tiene de la actual Administración.

El embajador deja completamente desnudo al emperador. “Para ser un hombre que ha llegado al puesto de más responsabilidad de gobierno del planeta, el presidente Trump irradia inseguridad”, comenta Darroch con la franqueza que se espera de unos informes altamente confidenciales. ¿La política de la Casa Blanca hacia Irán? “Incoherente, caótica”. Difícilmente “va a cambiar pronto, porque el Gobierno está dividido”, escribe Darroch después de que Trump cancelara un ataque a Irán con unas explicaciones que juzgó poco creíbles.

“No creo que esta Administración vaya a a ser nunca realmente competente”, resume en otro telegrama el embajador. Uno de los más recientes evalúa las posibilidades de que Trump gane las elecciones en el 2020. Aunque no puede permitirse perder muchos apoyos y mucho depende de quién será su rival, hay una “vía fiable” hacia su ­reelección, según Darroch, que compara a Trump y sus escándalos con Arnold Schwarzenegger en las últimas escenas de Terminator, cuando emerge de las llamas con algunos rasguños pero básicamente intacto. El Ministerio de Exteriores británico ha confirmado implícitamente la autenticidad de los documentos. Lo que espera de sus embajadores “es que faciliten a los ministros evaluaciones honestas y sin edulcorantes” de la política de los países donde trabajan. “Sus puntos de vista no son necesariamente los del ministro o el Gobierno. Pero les pagamos para ser francos”, añade el comunicado del Foreign Office, que califica la filtración de “conducta maliciosa” y ha abierto una investigación para castigar al responsable. En el fondo, los comentarios no son tan diferentes a los que el exembajador francés en Washington Gérard Arau hizo cuando abandonó su puesto en febrero. Arau definió a Trump como una especie de Luis XIV, “un rey viejo, caprichoso, impredecible, desinformado pero que quiere ser quien toma las decisiones”. “Cuando dice ‘América primero’, en realidad quiere decir ‘América sola’” porque esta administración “no tiene aliados ni amigos”, dijo el francés en otra versión del cuento del emperador desnudo.

El delicado momento de la filtración ha desatado especulaciones sobre su motivación política. Puede ser bien un intento de enturbiar la relación entre Trump y el probable futuro premier Boris Johnson –su versión british, su candidato favorito– o bien, más probablemente, una forma de forzar el relevo de Darroch para colocar en su lugar a un embajador abiertamente pro Brexit, tal y como sugirió ayer el propio Trump. “No conozco al embajador pero no está bien considerado en esta administración y no vamos a tratar más con él”, anunció ayer el presidente en un tuit, ligando a Darroch con Theresa May, cuya estrategia para el Brexit criticó con frecuencia públicamente.

El plazo para que el Reino Unido pacte una salida negociada de la Unión Europea expira el 31 de octubre. Si, como todo apunta, se va del club de un portazo, sin acuerdo, desde el primer día será libre para buscar sus propios convenios comerciales. Trump, firme partidario del Brexit, les ha prometido firmar uno “tremendo”. En sus telegramas, Darroch celebraba el éxito de la visita de Estado del líder estadounidense a Londres, donde fue recibido por la reina, y aseguraba que ahora mismo tenían “todas las puertas abiertas en Washington”. Pero, al mismo tiempo, advertía de que este no es un gobierno proclive a “favores especiales” y ofrecía consejos para tratar con Trump que podrían venir bien al equipo de Johnson. Por ejemplo “empezar la conversación felicitándole por algo que haya hecho recientemente”.

Lavanguardia


Etiquetas: Washington   Londres