El genocidio cometido por los armenios en el pueblo de Aghdaban: otro crimen contra el pueblo azerbaiyano

  07 Abril 2022    Leído: 1348
  El genocidio cometido por los armenios en el pueblo de Aghdaban: otro crimen contra el pueblo azerbaiyano

En la historia moderna de Azerbaiyán, durante la guerra de Karabaj, el pueblo azerbaiyano se ha enfrentado a numerosos actos de genocidio y exterminio por parte de los nacionalistas armenios.

Junto con el genocidio de la población azerbaiyana de Joyalí, Garadaghli, Malibayli, uno de los actos más brutales de vandalismo y crímenes de los nacionalistas armenios fue la captura de la aldea de Aghdaban del distrito de Kalbajar el 7 y 8 de abril de 1992, informa AZERTAC.

En la noche del 7 al 8 de abril de 1992, grupos armados armenios bajo la dirección directa del ex presidente de Armenia Robert Kocharián, tomando la parte alta de Aghdaban y matando a tres centinelas, atacaron el pueblo Aghdaban del distrito de Kalbajar, que estaba prácticamente rodeado por las fuerzas armadas armenias desde 1988. Al apoderarse de esta aldea de 130 casas, los bandidos armenios la incendiaron por completo y se llevaron cautivos a sus habitantes, de los cuales 779 fueron sometidos a torturas inhumanas.

Mataron a 67 personas, entre ellas 8 ancianos de entre 90 y 100 años, 2 niños pequeños, 7 mujeres fueron quemadas vivas, 2 personas están desaparecidas, decenas de personas sufrieron heridas graves. Los manuscritos del gran maestro de la poesía clásica azerbaiyana Ashug Gurban y de su hijo Ashug Shamshir, que tienen un significado cultural e histórico, fueron quemados en el pueblo, el lugar de origen de Shamshir fue destruido.

En Aghdaban, los bandidos armados encabezados por Robert Kocharián fusilaron a ancianos, bebés y mujeres inocentes, arrancaron las uñas y despellejaron las cabezas de los prisioneros, sacaron los ojos de los cadáveres, cortaron las orejas, y esos crímenes pasaron a la historia como uno de los acontecimientos más sangrientos del siglo XX.

Según la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, del 9 de diciembre de 1948 de la Asamblea General de la ONU, los crímenes contra la humanidad cometidos en Aghdaban deben ser condenados por la comunidad internacional y los responsables del genocidio deben ser castigados.

Cabe destacar que el distrito de Kalbajar de Azerbaiyán, con una superficie de 1936 kilómetros cuadrados y una población de 58.000 personas, fue ocupado por las tropas armenias en abril de 1993.

Entre los azerbaiyanos, kurdos, rusos, tártaros, ucranianos, lezgianos, judíos y representantes de otras nacionalidades que vivían allí, murieron 55 militares y 220 civiles, decenas de civiles resultaron heridos y mutilados, 321 personas fueron hechas prisioneras o desaparecieron, decenas de miles fueron expulsadas de sus hogares y se instalaron en 707 asentamientos en 59 regiones de la república. Como resultado de la ocupación, se ocuparon y destruyeron 130 puntos habitados, 97 escuelas, 9 jardines de infancia, 116 bibliotecas, 43 clubes, 42 centros culturales, 9 hospitales, el sanatorio Istisu, conocido en todo el territorio postsoviético, 13000 casas particulares, 37852 hectáreas de superficie forestal, grandes reservas de recursos naturales, incluyendo ricos depósitos de oro.

Como resultado de la ocupación, la región de Kalbajar sufrió daños por valor de 703.000 millones de rublos en ese momento. Los vándalos armenios destruyeron monumentos culturales históricos como los templos albaneses de las aldeas de Vang (templo de Hasan Jamal) y Cherekdar, la fortaleza de Lek en la aldea de Ganlikend, la fortaleza de Uluhan en la aldea de Garajanli, el templo albanés en la intersección de los ríos Tartar y Bulanig, los fuertes de las aldeas de Galaboynu Las mezquitas de la ciudad de Kalbajar, los pueblos de Bashlibel y Otagli, el puente de Baghlidash sobre el río Tartar en el pueblo de Soyugbulag, el museo histórico de Kalbajar, la casa de la cultura de Ashug Shamshir, el santuario de Seyid Asadullah en el pueblo de Seyudlu.

El líder nacional Heydar Aliyev fue el primero en hacer una valoración jurídica y política de esta tragedia, calificando los sucesos de Aghdaban como el mayor crimen contra la humanidad y describiéndolo como una vergüenza para toda la humanidad.

El presidente Ilham Aliyev plantea cada vez ante los organismos internacionales la cuestión del destino de unos 4.000 azerbaiyanos desaparecidos durante la primera guerra del Karabaj. Las fosas encontradas en las tierras azerbaiyanas liberadas de la ocupación confirman una vez más que a principios de la década de 1990 los armenios cometieron masacres en casi todos los distritos. Los pueblos de Edilli, Farrukh y nuestros otros territorios pueden citarse como ejemplos.

 


Etiquetas:


Noticias