La intromisión rusa en la crisis de Kazajstán podría desasentar a China - OPINIÓN

  06 Enero 2022    Leído: 903
  La intromisión rusa en la crisis de Kazajstán podría desasentar a China -   OPINIÓN

En mi opinión, hay tres factores principales que contribuyeron al aumento de la actividad de protesta en Kazajstán. Primero, existe un descontento generalizado causado por problemas económicos. En segundo lugar, la lucha entre diferentes grupos económicos por el control de nichos económicos rentables. En este sentido, es necesario prestar atención al hecho de que las protestas adquirieron una escala especial en las regiones productoras de petróleo, en Almatý y en Aktobé, un gran centro industrial, junto al cual se ubican los depósitos de cromita. En tercer lugar, el deseo de una parte de la élite kazaja de reducir la influencia del séquito de Nursultan Nazarbayev, que en muchos sentidos sigue determinando el curso político interno del país.

Creo que en la situación actual ni Estados Unidos ni la UE están interesados ​​en desestabilizar Kazajstán, ya que Rusia y China seguramente aprovecharán la crisis política para aumentar su influencia. Me parece que la crisis actual ha sido provocada principalmente por factores internos, incluido el deseo de la comitiva de Nursultan Nazarbayev de mantener el control sobre el espacio económico y político del país. Por cierto, esto se indica indirectamente por el hecho de que los manifestantes no propusieron eslóganes políticos en un principio, sino que se limitaron a demandas sociales.

Los lemas políticos aparecieron solo cuando quedó claro que la protesta se estaba volviendo a gran escala, y grupos de la élite política kazaja decidieron usarla para lograr sus propios objetivos, incluida la democratización del sistema político kazajo. Es probable que estos objetivos sean compartidos por una parte importante de los manifestantes, sin embargo, al principio, claramente no estaban en su campo de atención. Si detrás de la organización de la protesta hubiera organizaciones sociales y políticas orientadas hacia los EE UU y la UE, entonces aparecerían consignas políticas al comienzo de las acciones de protesta.

En cuanto al llamamiento del presidente Tokayev para la asistencia militar a los socios de la OTSC, claramente le gustaría contar con el apoyo abierto de Rusia, lo que probablemente ayudaría a reducir el nivel de actividad de protesta en el norte y centro de Kazajstán. Además, le daría a la crisis política interna una dimensión geopolítica, lo que evitaría la intervención occidental y los intentos de China de cambiar el equilibrio de poder dentro de Kazajstán a su favor. Pero es difícil decir por ahora si Rusia se atreverá a aprovechar tal oferta, ya que la intervención abierta de Rusia en la crisis de Kazajstán podría causar el descontento de China.

Hablando del hecho de que pronto llegarán a Kazajstán efectivos de mantenimiento de la paz de la Federación de Rusia y Bielorrusia, los deberes de los efectivos de mantenimiento de la paz rusos dependerán directamente de la contundencia de la intervención rusa en la crisis de Kazajstán. Como dije, es difícil predecir el alcance de la interferencia rusa en la actualidad. Pero Rusia tuvo que demostrar lo antes posible que apoya al presidente Tokayev incluso después de que Nursultan Nazarbayev y su séquito perdieran sus posiciones anteriores. Hasta ahora, la decisión de enviar personal de mantenimiento de la paz a Kazajstán es un gesto simbólico importante, y su importancia práctica se aclarará más adelante.

El mayor desarrollo de la situación en Kazajstán depende directamente de si el presidente en ejercicio podrá llegar a un acuerdo con los grupos de la élite económica y política que están tratando de aprovechar los ánimos de protesta. Si el gobierno decide tomar alguna medida encaminada a democratizar el sistema político, las protestas pueden detenerse lo suficientemente rápido. Es muy posible que las autoridades puedan reprimir las protestas por la fuerza en unas pocas semanas. Pero en este caso, el país seguirá bajo la amenaza de una repentina reanudación de la crisis política, que será provocada por nuevos problemas sociales y dificultades económicas.

Por el politólogo internacional Dmitry Galkin

AzVision.az


Etiquetas:


Noticias