Un español finge su secuestro para ocultar que se gastó el dinero en un club de alterne

  17 Agosto 2019    Leído: 493
Un español finge su secuestro para ocultar que se gastó el dinero en un club de alterne

Según el comisario que llevó el caso, el hombre mintió para justificar el dinero que perdió y las condiciones en las que llegó a su casa tras casi un día de fiesta.

Un español denunció ante la Policía Nacional que fue secuestrado a punta de navaja, que le robaron el dinero y que le obligaron a ir a un prostíbulo y consumir drogas. Por si no fuese suficiente, según relató a las autoridades en una información que recoge la prensa local, dijo que había sido forzado a vender una moto y entregar el dinero a su secuestrador.

Además, aseguró que a la salida del club, sus presuntos raptores le subieron en un taxi y le llevaron a un garaje donde fue introducido durante varias horas en un trastero.

La rocambolesca historia no convenció a las autoridades de la localidad de Fuengirola, en el sur de España, por lo que decidieron abrir la 'Operación Camerita' para investigar los hechos. Tras varias pesquisas, descubrieron que la "víctima" no había estado en "ningún momento" retenida contra su voluntad, sino que se había ido de fiestacon su  supuesto "secuestrador" y se había gastado todo el dinero en sexo y drogas. También averiguaron que el dinero de la moto lo entregó de motu propio, tras un acuerdo al que había llegado con su amigo. El denunciante fue detenido por simulación de delito. 

24 horas de fiesta
Al parecer, los dos hombres se conocían y se fueron de juerga a un club de alterne. Allí estuvieron durante 15 horas (desde las 4:30 horas de la madrugada hasta las 7:00 de la tarde), en las que mantuvieron relaciones sexuales con varias mujeres. Después, se fueron a casa del supuesto secuestrador, por lo que la Policía calcula que pasó un total de 24 horas fuera de su casa. El denunciante, que trabaja como chófer de un vehículo de transporte con conductor (VTC), decidió inventarse la historia para justificar sus excesos.

Según comentó José María Tocornal, comisario jefe de la comisaría de Fuengirola, en una entrevista televisiva, el hombre se gastó 1.800 euros entre las propinas que tenía del trabajo, su propio dinero y el que adquirió por la venta de la moto.

"Desde el primer momento que tomamos declaración a un señor que se presenta en la puerta de comisaría diciendo que había sufrido un secuestro —delito bastante grave—, las contradicciones que se suceden son inmediatamente reconocidas por los investigadores", comenta Tocornal, quien asegura que fue muy fácil descubrirle.

"Bastó con tomar declaración a los taxistas que le llevaron a hacer distintas gestiones y a las chicas del club de alterne, para que ellas manifestasen que estuvo allí voluntariamente", aseveró.

El comisario confirmó que fueron "una serie de mentiras que iba diciendo para justificar el dinero que se había gastado y en las condiciones en las que había llegado a casa".


Etiquetas: