Amazon Echo : el altavoz inteligente que cuenta chistes

  10 Enero 2019    Leído: 506
  Amazon Echo  : el altavoz inteligente que cuenta chistes

Pasamos unas semanas con el famoso dispositivo que responde todo tipo de preguntas, hace resúmenes diarios, reproduce música e incluso se atreve con las bromas

Alexa, el asistente virtual de Amazon, llegó al mercado español a finales del pasado mes de octubre. Lo hizo de la mano de cuatro modelos distintos de altavoces que incorporan este servicio de voz inteligente:  el Echo Plus, que cuenta con un módulo para controlar todos los dispositivos conectados del hogar; el Echo Dot , con tamaño mini; y el Echo Spot, dotado de pantalla. Les acompaña el Amazon Echo, el modelo de referencia por su equilibrio entre prestaciones y precio.

Durante las últimas semanas, hemos puesto a prueba a este último altavoz inteligente para saber si realmente es tan útil como promete.


La primera impresión es que Amazon Echo se caracteriza por un tamaño compacto y un diseño muy cuidado. Tiene forma cilíndrica, mide unos 15 centímetros de alto y posee un acabado textil muy elegante. El conjunto se completa con una base engomada para evitar que resbale de la superficie donde se coloque.

La principal diferencia con los altavoces tradicionales es que cada vez que detecta la palabra Alexa, el comando que sirve para ponerlo en marcha, escucha la información que recibe, se conecta a la nube para buscar la respuesta y la transmite verbalmente. Para ello, incorpora siete micrófonos (seis en los bordes y uno más en el centro) que emplean una tecnología de formación de haces y cancelación de ruido que detecta la voz de forma clara aunque no se esté justo al lado del altavoz. Siempre sabemos si nos ha escuchado correctamente porque un anillo de luz LED situado en la parte superior se ilumina en un llamativo color azul. Durante nuestras pruebas no hemos experimentado ningún fallo, incluso con algo de ruido ambiente. Se confunde un poco, eso sí, cuando le pedimos algo en otro idioma (el título de una canción, sin ir más lejos): si nuestro acento no es perfecto, cuesta que haga lo que le pides.


Esta capacidad nos lleva a la cuestión tan comentada de la privacidad. ¿De verdad solo nos escucha cuando nosotros queremos? La respuesta es afirmativa: desde la aplicación para smartphones y tabletas que sirve para configurar el dispositivo podemos consultar todo el historial de interacciones y ver qué ha escuchado o borrar lo que nos interese. Hemos comprobado de primera mano que en este listado solo están reflejadas las cosas que queríamos que escuchara. De todas formas, en caso de que deseemos asegurar nuestra privacidad un poco más, cuenta con un botón para silenciar el dispositivo. Al pulsarlo, los micrófonos dejan de tener electricidad, el anillo de luz cambia a color rojo y, por mucho que le llamemos, no se despierta.

Respuestas para casi todo
Alexa cumple con todas las tareas propias de los asistentes de voz: lee las noticias y ofrece actualizaciones en función de las preferencias tomando como referencia los medios de información generalista más importantes, informa sobre el estado del tiempo, responde preguntas sobre la actualidad, personajes, operaciones matemáticas y ortografía, realiza traducciones en tiempo real, ajusta temporizadores y alarmas y permite añadir elementos a una lista de tareas, entre otras muchas opciones.


- Amazon Echo Plus (144,99 euros). Esta versión mejorada del Amazon Echo cuenta en su interior con un controlador de hogar digital Zigbee que permite configurar y controlar los dispositivos inteligentes de la casa.

- Sonos One (189€ euros). Integra el asistente virtual Alexa y apuesta por una reproducción de audio de calidad desde plataformas como Apple Music, Spotify, Amazon Music o SoundCloud, entre otros.

- Apple HomePod (349 euros). Pensado para hogares en los que predominan los dispositivos de la firma de la manzana, funciona con el asistente virtual Siri. Hace especial hincapié en la reproducción de música y es capaz de ajustar el sonido según la ubicación en la que esté colocado

- Energy Smart Speaker 5 Home (69,90 euros). Con Alexa, reproduce música desde dispositivos conectados por Bluetooth o por cable gracias a una entrada de audio jack.
Sus limitaciones las encontramos en los servicios de pago. Aunque puede leer libros en voz alta, solo tiene en cuenta los comprados para Kindle y pese a que reproduce música, recurre a servicios de streaming como Amazon Music, Spotify Premium o Deezer. En este sentido, nos ha sorprendido positivamente su calidad de sonido tanto individualmente como al integrarlo como parte de un sistema 2.1 junto con otro Amazon Echo y un Amazon Sub (el subwoofer que ha diseñado la firma para este uso). Y es que la música se escucha nítida, con cuerpo y sin distorsiones a un volumen muy alto.

También está capacitado para hacer llamadas (solo a otros usuarios registrados en la app, que todavía son pocos) y contempla la posibilidad de crear rutinas que activan distintas funciones con comandos como “empieza el día”: al escuchar esta frase podríamos configurar que haga un resumen de las noticias del día, informe sobre el estado del tráfico y del tiempo que va a hacer, por poner un ejemplo.

Os preguntaréis: ¿qué hay del control de los dispositivos conectados en el hogar? Con este modelo no es posible a menos que se cuente con un hub adicional. En ese caso, y tras la vinculación de ambos, sí podríamos gestionar su funcionamiento con la voz a través de Alexa.

Por lo demás, las posibilidades futuras son tan amplias como las skills (el equivalente a las aplicaciones en un smartphone o tableta) que los desarrolladores están creando cada día. Desde la app Alexa se puede acceder a una tienda con todas ellas. Ya hay casi 50.000, de las cuales una pequeña parte está disponible en español: para practicar idiomas, pedir comida, consultar los horarios del AVE, jugar al Trivial, entre otras.


Lo más interesante de Alexa es que se ha desarrollado una versión específica para España con funciones creadas desde cero, como la voz o el soporte. Por eso, reconoce y diferencia los acentos de las diferentes zonas, entiende expresiones y frases hechas —por ejemplo, es capaz de diferenciar entre “pon esta canción” y “ponme al teléfono con…”—, conoce la geografía, las fiestas nacionales, el refranero e incluso cuenta chistes. Los que tienen a Jaimito y a los médicos como protagonistas son sus favoritos, así que os podéis imaginar que no son muy buenos… Y aunque Alexa no dispone de una voz demasiado robótica, sí que se nota que es una máquina en situaciones como esta, en la que la entonación es tan importante (o más) que el contenido.

Dicho esto, es necesario recalcar que el desarrollo de los asistentes de voz como Alexa todavía está en una etapa muy temprana y este tipo de tecnología necesita seguir mejorando. Así que de momento sacarle partido depende de qué se le vaya a pedir, del número de dispositivos inteligentes que haya en el hogar y de los servicios adicionales que se hayan contratado.

ElPais


Etiquetas: Amazon