La receta china para erradicar el extremismo

  16 Octubre 2018    Leído: 422
La receta china para erradicar el extremismo

El presidente del gobierno de la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, Shohrat Zakir, defendió en una extensa entrevista con Xinhua el "programa de educación y capacitación vocacional" lanzado para erradicar el extremismo religioso y la infiltración de terroristas en este territorio del oeste de China.

"Xinjiang ha lanzado un programa de educación y capacitación vocacional de acuerdo con la ley. Su propósito es deshacerse del entorno y el terreno que abonan el terrorismo y el extremismo religioso y prevenir actividades terroristas violentas", declaró el funcionario.

El gobernador reconoció que aunque Xinjiang es hoy "por lo general estable" y no no hubo atentados terroristas en los últimos 21 meses, en comparación con los miles de ataques violentos de los años 1990, todavía queda mucho por hacer en el sur de la región.

Según Zakir, Xinjiang ha establecido "un modelo de capacitación en el que las instituciones vocacionales son la plataforma; el aprendizaje de la lengua común del país, los conocimientos legales y las habilidades vocacionales, a la par con la educación encaminada a la desradicalización, son el contenido principal; y el empleo es el objetivo clave".

Este programa, según él, se lleva a cabo en relación con "sospechosos de delitos menores, no sujetos a sanciones penales o que merecen una exención".

Dichos centros, que tienen departamentos de enseñanza, administración, atención médica, logística y seguridad, con la plantilla correspondiente de profesores, asesores de clase, personal médico, de alimentación, logística y seguridad, firman un acuerdo con los internos que reciben certificados de finalización una vez que hayan cumplido con los estándares requeridos.

Los expertos del Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD), en un informe publicado a finales de agosto pasado, denunciaron que hasta un millón de uigures y otros musulmanes podrían estar en los llamados campos de reeducación a lo largo de la región de Xinjiang.

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, calificó de "profundamente preocupante" esa información.

Por su parte, la portavoz de la Cancillería china, Hua Chunying, dijo que las conclusiones del CERD carecen de pruebas y no corresponden a la realidad. Sputnik


Etiquetas: