El Ejército egipcio afirma que ha encontrado restos del avión de EgyptAir

  20 Mayo 2016    Leído: 151
El Ejército egipcio afirma que ha encontrado restos del avión de EgyptAir
Las autoridades francesas investigan a los trabajadores del Charles de Gaulle y a los pasajeros del vuelo
El Ejército egipcio ha asegurado este viernes que ha encontrado restos del avión de la compañía EgyptAyr que se estrelló la madrugada del jueves camino de El Cairo. El hallazgo se ha producido a 290 kilómetros de la costa de Alejandría (Egipto). La marina también ha hallado pertenencias de los pasajeros y está inspeccionando la zona en busca de la caja negra del avión, ha asegurado el Ejército en un comunicado que recoge la agencia France Presse.

Los agentes de la gendarmería del transporte aéreo (GTA) trabajaban contrarreloj en el aeropuerto parisino de Charles de Gaulle desde el que partió el avión siniestrado. La fiscalía de París abrió el mismo jueves por la mañana una investigación de oficio para intentar esclarecer las causas, cuyas trazas podrían estar en el punto de partida. Para ello, la policía lleva peinando desde el jueves las instalaciones del gigantesco aeródromo y analizando la identidad de los pasajeros y de todo el personal que haya podido tener contacto con el vuelo siniestrado. Temen que las pistas desaparezcan o que haya un nuevo incidente.

La investigación fundamental la dirigen las autoridades egipcias, pero Francia está colaborando estrechamente en la búsqueda de las causas de la desaparición del vuelo MS804 París-El Cairo. La búsqueda del avión se intensifica por mar y aire en el Mediterráneo. Tanto Egipto como Grecia han enviado aviones y buques de guerra, y esta mañana han llegado a la capital egipcia los tres investigadores franceses de la BEA, el organismo encargado de investigar siniestros aéreos que analizó lo ocurrido en el vuelo GWI9525 de Germanwings Barcelona-Düsseldorf en el que murieron 150 personas. Estados Unidos ha enviado un avión de vigilancia para ayudar en la operación.

Francia es un país especialmente amenazado por el terrorismo islamista. Desde los atentados de enero de 2015, se han reforzado las medidas de seguridad; muy especialmente en los aeropuertos. “El problema es que siempre hay puntos vulnerables”, explica el responsable de la seguridad del Charles de Gaulle, Sébastian Caron. La policía necesita trabajar contrarreloj para evitar la desaparición de pistas y también para evitar nuevos incidentes. El espionaje francés considera que este país corre el riesgo de nuevos atentados yihadistas. Según los expertos, basta una pequeña cantidad de explosivos (en una lata de refresco, por ejemplo) en un avión presurizado para provocar una catástrofe.

Desde enero de 2015, las autoridades aeroportuarias francesas han investigado a todo el personal de tierra y solo en el aeropuerto Charles de Gaulle, el más grande de París, a más de setenta trabajadores se les retiró el pase para que no tengan acceso a zonas sensibles. Son empleados que han dado señales de radicalización islamista. Desde ayer jueves, la policía examina a todos los que tuvieran relación con el despegue del vuelo, analizando también todas las imágenes de las cámaras del aeropuerto.

París y El Cairo mantienen todas las hipótesis abiertas, aunque las autoridades egipcias admiten que “un ataque terrorista es más probable que un fallo técnico”. Fuentes oficiales estadounidenses consultadas por Reuters han desmentido, a la luz de las imágenes tomadas por satélite, que una bomba explotase a bordo. Y el ministro de Exteriores, Jean-Marc Ayrault, ha indicado esta mañana en France 2 que Francia quiere toda la verdad, pero ha asegurado que en estos momentos no dispone de “absolutamente ninguna indicación sobre las causas” del siniestro.

Mientras tanto, el país llora a los quince franceses que han perdido la vida, presuntamente, en ese vuelo de EgyptAir que despegó de París el miércoles a las 23.09 horas. Entre ellos había una familia completa de padres y sus dos hijos, pero también un ejecutivo de Procter & Gamble llamado Ahmed Helal, director de la compañía en Amiens y de origen egipcio. Varios de sus empleados han expresado su dolor ante un directivo muy querido que el mes pasado recibió, por cierto, al ministro de Economía, Emmanuel Macron, de visita en sus instalaciones.

Etiquetas: