Presidente cubano expresa condolencias por fallecimiento de cardenal Jaime Ortega

  27 Julio 2019    Leído: 984
Presidente cubano expresa condolencias por fallecimiento de cardenal Jaime Ortega

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, ofreció sus condolencias por el fallecimiento del cardenal Jaime Ortega, Arzobispo Emérito de La Habana, y reconoció los aportes del jerarca religioso para fortalecer los vínculos entre el Estado y la Iglesia Católica en la isla.

"Nuestras condolencias por el fallecimiento del Cardenal Jaime Ortega. Es innegable su aporte al fortalecimiento de las relaciones entre la Iglesia Católica Romana y el Estado cubano", escribió el mandatario cubano en su cuenta de la red social Twitter.

También resaltó la pérdida el sitio web de la presidencia de Cuba, reconociendo la vocación sacerdotal, formación académica y sensibilidad humana del cardenal Ortega, lo que "le permitió acceder a la más alta dignidad eclesiástica".

"Su incansable trabajo pastoral y su amor a Cuba le llevaron a fortalecer decisivamente las relaciones entre la Iglesia Católica Romana y el Estado", subraya la nota de la presidencia.

Ortega, fue nombrado cardenal de la Santa Iglesia Católica en 1994 por el papa Juan Pablo II, y es el segundo religioso cubano en tener ese alto rango, solo antecedido por monseñor Manuel Arteaga Betancourt (1879-1963), que llegó al colegio cardenalicio en 1946, por decisión del pontífice Pío XII.

Las relaciones entre la Iglesia Católica y el Estado cubano fueron tensas en los primeros años de la Revolución (década de 1960), principalmente por las medidas radicales adoptadas por el nuevo Gobierno —reforma agraria, nacionalizaciones, y adopción de una ideología socialista—, y los vínculos de algunos prelados con grupos violentos de oposición política.

Estas relaciones fueron mejorando paulatinamente; en 1996 el expresidente Fidel Castro (1926-2016) viajó al Vaticano y dos años después la isla recibió la primera de tres visitas papales —Juan Pablo II (1998), seguido por Benedicto XVI (2012), y Francisco (2015).

Estos acercamientos estuvieron precedidos por la celebración en 1986 del I Encuentro Nacional Eclesial Cubano, y en 1991 el Partido Comunista aprobó la militancia en sus filas de católicos y creyentes.

En el proceso de fortalecimiento de las relaciones Estado-Iglesia Católica influyó decididamente el cardenal Jaime Ortega, lo que permitió que en 2010 se inaugurara en La Habana el seminario San Carlos y San Ambrosio, el primero desde el triunfo de la Revolución en 1959.

A su vez el cardenal Ortega tuvo una relevante participación en el proceso de normalización de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, durante la administración del expresidente Barack Obama (2009-2017), negociaciones en las que influyó además el papa Francisco.Sputnik 


Etiquetas: