Cómo plantaron la bandera en la Luna y por qué ondeaba

  15 Julio 2019    Leído: 282
Cómo plantaron la bandera en la Luna y por qué ondeaba

Cincuenta años después de la caminata lunar del Apolo 11, una vexilóloga analiza el desafío de colocar una enseña en otro mundo.

Cuando los astronautas del Apolo 11, Neil Armstrong y Buzz Aldrin, llegaron a la Luna hace 50 años, el 20 de julio de 1969, plantaron una bandera de los Estados Unidos que se ha convertido en todo un símbolo. La enseña, que también ha sido utilizada como argumento por los amantes de las conspiraciones (dicen que «ondeaba» cuando no debería) representó en realidad una gran hazaña de ingeniería.

«La bandera en la Luna es un gran ejemplo del hecho de que en el espacio, nada es simple», explica Annie Platoff, bibliotecaria de la Biblioteca de la Universidad de California en Santa Barbara y experta en la colocación de las banderas del programa Apolo en la superficie lunar. «Es algo que parece muy, muy simple, pero que una vez que empiezas a pensar en ello, te das cuenta de que es muy complejo», señala la vexilóloga.

Sin atmósfera en la Luna y, por lo tanto, sin viento, las banderas que ondean libremente en la Tierra colgarían como una tela floja en el entorno lunar. Así que los ingenieros tuvieron que repensar el diseño del asta de la bandera por completo. En un asta normal, la bandera se fija por su parte inferior y superior. Sin embargo, una bandera lunar está anclada al asta solo en la parte inferior. Se mantiene en su lugar principalmente mediante una barra transversal horizontal en la parte superior.

Efecto viento

«Un mástil lunar tiene tres partes», señala Platoff. «Hay dos secciones verticales, y luego la barra transversal horizontal que está articulada en la parte superior de la sección vertical superior». Para desplegar la bandera, un astronauta usó un martillo de muestreo para clavar la sección vertical inferior en el suelo. El otro astronauta extendió la barra transversal telescópica y la levantó en un ángulo de 90 grados con la sección vertical para encajarla en su lugar. Luego los dos astronautas deslizaron la parte superior del asta hacia la inferior.

«Una vez que levantaron la bandera, varios factores hicieron que pareciera que estaba ondeando», señala Platoff. «Primero había arrugas en ella debido a la forma en que estaba empacada. Y estas se suman a la ilusión de que la bandera está ondeando. Además, los astronautas no consiguieron que la barra transversal horizontal se extendiera hasta el final, después de todo, estaban trabajando con trajes espaciales presurizados y guantes realmente engorrosos, lo que provocó que la bandera se amontonara en algunos lugares. Eso también hizo que pareciera que se está agitando», añade.

Viaje por el espacio

El simple hecho de llevar la bandera a la Luna también resultó ser un desafío para los ingenieros de la NASA. «Las banderas de Apolo 11 y 12 se almacenaron en la escalera del módulo lunar», recuerda Platoff. «Fue una especie de complemento de último minuto, y creo que es por eso que eligieron esa ubicación. Pero tenían que protegerlas de los motores del módulo lunar. Cuando los astronautas alunizaron, dispararon los motores para frenarse lentamente. Y esos motores se pusieron realmente calientes. Sin la protección térmica adecuada, la bandera habría desaparecido».

Para proteger a «Old Glory», los ingenieros construyeron una cubierta de metal que rodeaba el aparato en la escalera. También agregaron algún material aislante. En misiones posteriores, la bandera se movió a un compartimiento de almacenamiento fuera del módulo lunar. «Era básicamente en el espacio donde guardaban sus cámaras, martillos, cucharas de muestreo y otros equipos. Y esa área ya estaba protegida térmicamente», describe Platoff.

Abc


Etiquetas: bandera   Luna