Estambul celebra hoy unas elecciones municipales decisivas para Turquía

  23 Junio 2019    Leído: 621
  Estambul celebra hoy unas elecciones municipales decisivas para Turquía

Solo está en liza la alcaldía, pero la nación entera está pendiente, por el profundo significado que el resultado tendrá para Erdogan.

La última jornada antes de las elecciones municipales de Estambul, este domingo, transcurrió en un ambiente de tensa tranquilidad, en el que ambos bandos intentaban convencer a los últimos indecisos, al tiempo que ya se preparan las urnas para 10,5 millones de votantes.

Solo está en liza la alcaldía de la mayor ciudad de Turquía, pero la nación entera está pendiente, por el profundo significado, simbólico y práctico, que el resultado tendrá para el presidente, Recep Tayyip Erdogan, y su partido, el islamista Justicia y Desarrollo (AKP).

La decisión de la Comisión Electoral de anular la victoria de la oposiciónen los comicios del 31 de marzo pasado y ordenar la repetición, tal y como solicitó el AKP, ha mantenido la ciudad del Bósforo en una continua campaña electoral que se prolonga ya más de tres meses.

Los institutos de análisis electoral prevén una participación récord, por encima del 83,8% registrado en marzo. La mayoría de los sondeos respaldan al socialdemócrata Ekrem Imamoglu, candidato del Partido Republicano del Pueblo (CHP), que en marzo se impuso con menos de 14.000 votos a su rival del AKP, Binali Yildirim, ex primer ministro y mano derecha de Erdogan.

Ahora, esta diferencia podría aumentar hasta los 200.000 votos, es decir un 2%, suficiente para una clara victoria de Imamoglu, predice la empresa de sondeos Optimar. Es una cifra que también manejan otros dos institutos, mientras que el centro ORC prevé una victoria de Yildirim, eso sí, con un ajustadísimo 0,3%.

Esta perspectiva parece haber motivado un vuelco en la campaña del AKP, que gobierna Turquía desde 2002: si durante las primeras semanas fue el propio Yildirim quien intentaba convencer a los votantes, en los últimos tres días Erdogan ha vuelto a irrumpir en el escenario.

Los discursos belicosos del presidente, que en marzo reivindicaba una victoria electoral municipal como una cuestión de vida y muerte para la nación, pueden magnetizar a sus seguidores, pero también pueden pasarle factura si finalmente pierde su candidato.

Erdogan ha rebajado ahora algo el tono e insiste sobre todo en la cualificación de Yildirim como exministro de Comunicaciones, responsable del enorme salto adelante que Turquía ha realizado en las últimas dos décadas mediante la construcción de autovías, puentes, túneles, aeropuertos y otras infraestructuras.

Frente a las cifras de su adversario, Imamoglu insiste en que el AKP ha gobernado Estambul con un enorme despilfarro al que pondrá fin cuando llegue a la alcaldía. Asegura que ha podido reunir abundantes pruebas de la mala gestión durante los 18 días que ocupaba el sillón de alcalde, antes de que las autoridades electorales anulasen los resultados y le volvieran a quitar el bastón de mando.

En las calles de Estambul, incluso las furgonetas con la efigie del candidato provocan entusiasmo entre sus seguidores y su eslogan de campaña, "Todo irá bien", se ha convertido en coletilla en numerosas conversaciones.

Para muchos votantes, Imamoglu, hasta su candidatura alcalde del distrito de Beylikdüzü en la periferia occidental de la ciudad y prácticamente desconocido fuera de su circunscripción, encarna simplemente el deseo de un cambio en la jefatura de la ciudad tras 25 años de gobiernos municipales islamistas. Tampoco falta quien prevé que, en caso de ganar, el joven político de 49 años podrá disputarle en el futuro el sillón de presidente al mismísimo Erdogan.

Aparte de Yildirim e Imamoglu se presentan varios candidatos más, aunque solo uno, Necdat Gökçinar, del partido islamista Saadet, recogió una cifra significativa, unos 100.000 votos, en la cita electoral anterior.

El electorado de la derecha está dividido entre Yildirim, también respaldado por el partido ultranacionalista MHP, e Imamoglu, apoyado por el más moderado IYI, mientras que el izquierdista HDP, defensor de los derechos de la minoría kurda, también apuesta sin ambages por el candidato socialdemócrata.

El apoyo de quizás un millón de votantes kurdos de Estambul, vital para Imamoglu, se ve cuestionado desde ayer por una carta de Abdullah Öcalan, el fundador de la guerrilla kurda PKK encarcelado desde 1999, en la que pide al HDP "neutralidad" en los comicios.

Pero, aunque la palabra de Öcalan aún tiene peso en amplios sectores de la población kurda, el HDP ha mantenido su apoyo a Imamoglu y nadie se atreve a vaticinar si este gesto del exguerrillero cambiará las tornas a favor de una victoria del AKP.

La respuesta se espera este domingo a última hora: los colegios electorales cierran a las 14.00 GMT y al haber una única papeleta, el conteo podría terminar antes de medianoche. Aún así será una noche muy larga para toda Turquía, que espera del resultado un nuevo espaldarazo a Erdogan... o lo que podría ser el inicio de su declive.

lainformacion


Etiquetas: Erdogan   Turquía   Estambul