El yerno y asesor de Trump sigue enriqueciéndose con sus negocios

  11 Junio 2019    Leído: 216
El yerno y asesor de Trump sigue enriqueciéndose con sus negocios

Su inmobiliaria ha multiplicado por cinco su valor desde que Jared Kushner llegó a la Casa Blanca.

A pesar de que rehusó cobrar salario por asesorar al presidente, el yerno de Donald Trump ha aumentado notablemente sus ingresos mientras ha trabajado en la Casa Blanca gracias a ingresos procedentes del paraíso fiscal de las Islas Caimán y de Arabia Saudí en una empresa inmobiliaria que fundó en 2014 con su hermano y un exejecutivo de Goldman Sachs.

El diario «The Guardian», que ha revelado esta información, afirma que la empresa ha ingresado 90 millones de dólares (80 millones de euros al cambio de ayer) desde que Jared Kushner comenzó a trabajar con su mujer, Ivanka Trump, al servicio del presidente hace dos años.

A diferencia de anteriores presidencias, Trump y su yerno ni han desinvertido ni han puesto en manos de fideicomisos sus participaciones en las empresas donde tienen sus fortunas. En Cadre, la empresa que ha recibido esos millonarios pagos, Kushner tiene una participación de unos 50 millones de dólares. Los documentos fiscales a los que ha tenido acceso «The Guardian» revelan que los pagos de 90 millones desde la entrada de Kushner a la Casa Blanca se han hecho a través de una subsidiaria de Goldman Sachs en las Caimán, con pagos de las Islas Vírgenes y Arabia Saudí.

Precisamente uno de los principales cometidos de Kushner en la Casa Blanca ha sido negociar la paz en Oriente Próximo, algo que le ha permitido estrechar sus lazos con el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman. Nada en estos pagos es ilegal, aunque sí es poco común que un alto cargo de la Casa Blanca mantenga sus inversiones en una empresa que fundó y que siguen gestionando su hermano, Joshua Kushner, y su socio, el exejecutivo de Goldman Sachs Ryan Williams. Cadre es una empresa de titularidad privada creada para invertir en propiedades inmobiliarias cuyo valor estimado supera los 500.000 millones de dólares.

Desde 2017, año en que Trump entró en la Casa Blanca, el valor de la compañía se ha multiplicado por cinco. Es cierto que Kushner dimitió de sus cargos ejecutivos en la empresa y redujo sus inversiones a menos de un 25%, según sus abogados. La sede corporativa de la empresa está en un edificio de Nueva York propiedad de la familia Kushner.

Inversiones extranjeras
Paralelamente, desde su creación han inyectado fondos en Cadre millonarios estadounidenses y extranjeros, entre los que se encuentran el fundador y presidente ejecutivo de Alibaba Group, Jack Ma, y el inversor ruso Yuri Milner. La fortuna de los Kushner se ha visto apuntalada y hasta salvada en el pasado por sorprendentes inversiones extranjeras.

La más relevante ocurrió en 2018, cuando un fondo inversor avalado por el emirato de Qatar pagó 1.100 millones de dólares por 99 años de alquiler de un rascacielos en la Quinta Avenida de Manhattan.

Ese rascacielos, a un tiro de piedra de la famosa Torre Trump, había sido comprado en 2007 por los Kushner, con una hipoteca de 1.400 millones cuyo pago vencía justo cuando el dinero catarí se materializó casi por arte de magia.

Trump ha sido acusado de nepotismo por rodearse de su hija y su yerno en la Casa Blanca y tuvo que presionar a los funcionarios de carrera para que le dieran a Kushner autorización para obtener información clasificada, ya que estos se negaron por sus posibles conflictos de intereses.A final de mes, Kushner desvelará en Bahréin un nuevo plan de paz para israelíes y palestinos.

Abc


Etiquetas: JaredKushner    Trump