Condenan a prisión a dos hombres que asesinaron a una oveja en una protesta en Auschwitz

  29 Mayo 2019    Leído: 546
Condenan a prisión a dos hombres que asesinaron a una oveja en una protesta en Auschwitz

Varias personas se encadenaron desnudos y acuchillaron hasta quince veces al animal en una protestas por las guerras de Ucrania y Siria

En un frío día de marzo de 2017, un grupo de jóvenes adultos se desnudaron en el antiguo campo de exterminio de Auschwitz y se encadenaron a la puerta “Arbeit Macht Frei” cuando un hombre hundió un cuchillo en el cuerpo de una oveja una y otra vez.

Los dos organizadores de la protesta, incluido el hombre que mató a la oveja, describieron su acto como una “actuación artística” para protestar por las guerras en Ucrania y Siria. Pero los jueces polacos no opinan así y ven crueldad animal y profanación de un lugar conmemorativo donde las fuerzas nazis alemanas mataron a más de un millón de personas.

Los activistas calificaron el acto de actuación artística

El Tribunal de Distrito de Cracovia confirmó el martes que el hombre que mató a la oveja, Adam Bialiatski, fue condenado hace una semana a un año de prisión, mientras que un segundo hombre, Mikita Valadzko, recibió una pena de ocho meses. A otros nueve participantes se les ordenó pagar multas. El fallo del 21 de mayo se produjo después de que los dos apelasen las condenas anteriores, y es ya definitivo.

Bialiatski es hijo de Ales Bialiatski, activista de derechos humanos, quien ha sido encarcelado por promover la democracia en la Bielorrusia autocrática. Se ha negado a comentar el caso de su hijo, mientras que el hijo ha evitado las preguntas sobre cómo se sentía su padre con respecto a su provocativa marca de activismo.


“Nuestros hermanos y hermanas ucranianos todavía están muriendo”, dijo Bialiatski a The Associated Press en una entrevista el año pasado. “Pensamos que si hacemos esta performance artística en un lugar como Auschwitz, llamaremos la atención sobre la guerra”.

Durante su actuación, desplegaron una pancarta que decía “Amor” en la puerta con la notoria inscripción nazi “Arbeit Macht Frei” (El trabajo te hace libre). Un grupo de hombres y mujeres, seis polacos, cuatro bielorrusos y un alemán, fueron encadenados en el frío gélido y cantaron una oración: “Amo a todas las personas, amo a nuestro planeta, ¡no tengo enemigos!”

Cuando los hombres fueron condenados en 2018, la juez Bozena Holecka dijo que una autopsia de la oveja reveló que fue apuñalada 15 veces y que ninguna criatura, humana o animal, debería perder su vida así. “¿Cómo puedes protestar contra la violencia usando la violencia?” preguntó a los acusados.

Las fuerzas nazis alemanas mataron a millones de personas, la mayoría de ellos judíos, en el complejo Auschwitz-Birkenau durante la ocupación de Polonia durante la Segunda Guerra Mundial.

Auschwitz y otros antiguos campos de exterminio nazis tienen hoy un estatus icónico que los artistas han usado para hacer actuaciones filosóficas, o simplemente para escandalizar. Un artista español, Santiago Sierra, en 2006 convirtió una sinagoga en una cámara de gas en Alemania, diciendo que quería darle a la gente un sentido del Holocausto, pero enfadó a los representantes judíos.

Un artista polaco, Zbigniew Libera, utilizó piezas de LEGO en 1996 para construir un campo de concentración de juguetes, lo que también generó indignación, aunque hoy sus obras se muestran en museos de todo el mundo. Otro artista polaco, Artur Zmijewski, creó una instalación de video en 1999 que mostraba a hombres y mujeres desnudos jugando en una de las cámaras de gas del antiguo campo de exterminio de Stuffhof.

Piotr Cywinski, director del museo estatal de Auschwitz-Birkenau, dijo tras la protesta de las ovejas muertas que el lugar “no es un escenario de teatro ni una sala de conciertos. No es un espacio donde se pueda hacer lo que se quiera”.

lavanguardia


Etiquetas: Auschwitz