El presidente catalán declara en el juzgado por un presunto delito de desobediencia

  15 Mayo 2019    Leído: 179
El presidente catalán declara en el juzgado por un presunto delito de desobediencia

El presidente del Gobierno catalán, Quim Torra, declaró ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), en el marco de la causa por un presunto delito de desobediencia, por no acatar los mandatos de la Junta Electoral Central (JEC) en la campaña para las elecciones del 28 de abril en España.

"Esta mañana [el 15 de mayo] declararé ante el TSJC por haber mantenido una pancarta a favor de los exiliados y los presos políticos en el balcón del Palau de la Generalitat", dijo Torra en un mensaje publicado en Twitter esta mañana, antes de acudir al juzgado.

Torra acudió al juzgado acompañado por el presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, y varios integrantes de su equipo de Gobierno.

Además, unos 200 ciudadanos se acercaron al juzgado para apoyar al líder independentista, cuya declaración duro 45 minutos.

Según explicó él mismo en redes sociales, acudió a declarar con la intención de "acusar al Estado" de una "deriva autoritaria" contra la libertad de expresión.

El TSJC admitió a trámite el pasado mes de abril una querella presentada por la Fiscalía contra Torra por mantener una pancarta de apoyo a los políticos independentistas presos en la sede del Gobierno catalán en periodo electoral.

En concreto la querella atribuye a Torra "un delito de desobediencia a resoluciones judiciales o a decisiones u órdenes de la autoridad superior, cometido por una autoridad o funcionario público".

El pasado 11 de marzo, la Junta Electoral Central (JEC) de España ordenó la retirada de símbolos independentistas y pancartas de apoyo a sus líderes de los edificios públicos catalanes.

En su resolución, la Junta señalaba que la simbología independentista es legítima, pero recordaba que, sobre todo en periodo preelectoral, los edificios públicos deben mantener una "rigurosa neutralidad política".

Pese a la resolución de la Junta Electoral, la sede del Gobierno catalán siguió luciendo símbolos independentistas, lo que llevó a este organismo a emitir varios ultimátum señalando que el incumplimiento de sus resoluciones podría tener consecuencias penales.

Finalmente, tras varios días de pulso político con la Junta Electoral, Quim Torra retiró los símbolos independentistas.

"El Ministerio Público querellante asegura que, lejos de obedecer los mandatos de la JEC, el querellado mantuvo más allá del término fijado por el organismo electoral los elementos que había sido conminado a retirar", señaló el TSJC al admitir la denuncia.

Tras la admisión a trámite de la querella, el TSJC trata de dilucidar si los hechos denunciados son constitutivos de un delito de desobediencia.

En caso de ser encontrado culpable, el presidente catalán podría ser castigado con penas de inhabilitación para ejercer cargos públicos.

Sputnik


Etiquetas: QuimTorra   Cataluña   España