Los neozelandeses instan a los gigantes de internet a un debate sobre filtros de contenidos

  19 Marzo 2019    Leído: 194
  Los neozelandeses instan a los gigantes de internet a un debate sobre filtros de contenidos

Los tres mayores proveedores neozelandeses de servicios de banda ancha, Vodafone NZ, Spark y 2degrees, instaron a los Facebook, Twitter y Google a iniciar una discusión que permita hallar el justo equilibrio entre la libertad de Internet y la protección de los usuarios frente a contenidos violentos.

El debate fue provocado por los recientes ataques a dos mezquitas en Christchurch.

"Los proveedores de servicios de Internet son la ambulancia al pie del acantilado, con herramientas contundentes que implican el bloqueo de sitios después de los hechos. El mayor desafío es cómo evitar que este tipo de material se cargue y se comparta en las plataformas y foros de las redes sociales", señalan en una carta pública.


Los ejecutivos de Vodafone NZ, Spark y 2degrees se disculpan ante sus usuarios por cualquier contenido legítimo que pudieron haber bloqueado involuntariamente a raíz del atentado y hacen "un llamado a Facebook, Twitter y Google, cuyas plataformas tienen tanto contenido, para ser parte de una discusión urgente a nivel de la industria y del Gobierno de Nueva Zelanda acerca de una solución duradera a este problema".

Cincuenta personas fallecieron y decenas resultaron heridas en Nueva Zelanda después de que un supremacista blanco de origen australiano, que llevaba un arma semiutomática y varios cargadores, abriera fuego indiscriminado en dos mezquitas de Christchurch el 15 de marzo.

El perpetrador del ataque hizo circular poco antes un manifiesto xenófobo y transmitió en directo fragmentos de la matanza por internet.

Una ejecutiva de Facebook citada por el diario NZ Herald dijo sin embargo que la transmisión tuvo escaso seguimiento.


"Mientras estuvo transmitiendo en vivo, menos de 200 personas lo vieron", afirmó la vicepresidenta global de gestión de políticas de Facebook, Monika Bickert. "Y en el tiempo que tardamos en eliminar de Facebook cualquier versión de ese vídeo inicial, menos de 4.000 personas en total, incluido el número inicial de los que lo vieron en directo, pudieron ver ese vídeo", añadió.

Según Bickert, la transmisión del atacante pasó desapercibida por los sistemas de inteligencia artificial de Facebook.

"Nuestra tecnología no lo detectó, y no hubo informes por parte de los usuarios durante la transmisión en vivo", dijo.


Etiquetas: