Dos misiles lanzados desde Gaza desatan una nueva escalada

  19 Octubre 2018    Leído: 518
Dos misiles lanzados desde Gaza desatan una nueva escalada

Dos misiles disparados ayer por la madrugada desde la franja de Gaza sobre la capital del desierto del Néguev, Be’er Sheva, y frente a la ciudad de Rishon leTzion, al sur de Tel Aviv, desencadenaron una nueva escalada de violencia aumentando el temor a una nueva operación israelí inminente en Gaza.

Como reacción, las fuerzas aéreas israelíes lanzaron bombardeos aéreos sobre distintos objetivos en Gaza, entre ellos instalaciones de Hamas, provocando la muerte de al menos un palestino que intentaba disparar otro proyectil sobre el sur de Israel. El ejército israelí difundió un vídeo al respecto.

A lo largo de la semana pasada, se produjeron disparos israelíes en choques en la frontera de Gaza, provocando un total de siete muertos, mientras un palestino apuñalaba a dos israelíes en la zona industrial conjunta israelí-palestina en la que trabajaba.

El primer ministro israelí, Beniamin Netanyahu, llevó a cabo ayer una reunión de emergencia con los jefes del ejército y de las otras fuerzas de seguridad en el Estado Mayor militar israelí al lado de Gaza, ordenando la vuelta inmediata del oficial número uno del ejército, el jefe del Estado Mayor Gadi Aizenkot, que se encontraba en una visita oficial a Estados Unidos.

La vuelta precipitada del jefe del Estado Mayor israelí de un viaje a EE.UU. intensifica las especulaciones

Esta decisión ha despertado una serie de especulaciones en Israel sobre la posibilidad de ver una nueva operación militar contra Hamas en la franja de Gaza, la cuarta en los últimos diez años. “Israel actuará con gran determinación”, declaró Netanyahu. “Los ataques contra la verja de seguridad, los poblados fronterizos, Be’er Sheva o cualquier otro lugar son muy graves.”

Por su parte, el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, dijo en una reunión a puerta cerrada que tuvo lugar antes del gabinete: “Debemos asestar un golpe significativo en Gaza”.

Fue a las 3.40 de la mañana cuando se oyó la sirena ulular en Be’er Sheva, la cuarta ciudad más importante del país, situada a 40 kilómetros de Gaza. Un proyectil golpeó una residencia en la que, segundos antes, una mujer, que resultó herida, había logrado evacuar a sus tres hijos, que dormían poco antes de que el misil Grad, con 20 kilos de explosivos, acertara en su habitación.

Desde hace varios meses tiene lugar en Gaza la llamada “marcha del retorno”, orquestada por Hamas a lo largo de toda la frontera , llevando a cabo protestas, disparos, intentos de infiltración a través de la verja de seguridad y, sobre todo, cientos de incendios en los campos israelíes adyacentes y en los parques naturales de los kibbutz (granjas colectivas) cercanos causados por globos soltados desde la franja.

Lieberman declaró que Israel intenta llevar a cabo intensos contactos diplomáticos para aliviar las tensiones, sobre todo con los mediadores egipcios, en un intento de volver a una situación similar a la que se vivía en la frontera hasta el pasado 30 de marzo. “Ha llegado el momento de golpear a los terroristas”, declaró Lieberman.

Galit Ifraj, vecino de la ciudad israelí de Sderot, a pocos kilómetros de la frontera, dijo a La Vanguardia: “No puede ser que la franja de Gaza continúe dirigiendo nuestras vidas. Nos encontramos en una guerra de desgaste muy larga y el Gobierno tiene que hacer algo. No creo que tengamos que declarar una nueva y larga guerra con la entrada de soldados en Gaza; hay muchas soluciones distintas de carácter diplomático para devolver la calma”.

lavanguardia.com


Etiquetas: Gaza