General birmano: comunidad internacional no puede decidir sobre asuntos soberano

  24 Septiembre 2018    Leído: 760
General birmano: comunidad internacional no puede decidir sobre asuntos soberano

El comandante en jefe del ejército birmano, al que investigadores de la ONU indican como el principal obstáculo para la paz y la democracia en el país, afirmó que la comunidad internacional no tiene derecho de inmiscuirse en los asuntos internos de Birmania.

"Ningún país, organización o grupo tiene el derecho de interferir y tomar decisiones sobre la soberanía de una nación que tiene sus estándares y normas de conducta", subrayó el jefe de Tatmadaw, general sénior Min Aung Hlaing, dirigiéndose a las tropas el 23 de septiembre.


Como miembro de la ONU, recordó, Birmania acata todas sus obligaciones derivadas de la Carta y las resoluciones de Naciones Unidas.

Sobre el retorno de "bengalíes étnicos", nombre que utilizó para referirse a centenares de miles de rohinyás que huyeron de la violencia en Rakáin, noroeste de Birmania, a Bangladés, el comandante recalcó que deben someterse a un proceso de verificación acorde a la ley de nacionalidad birmana de 1982.

Las palabras del general, recogidas en el diario castrense Myawady, son su primera reacción pública a un informe en el que la ONU denunció la impunidad del Ejército en Birmania.

Un panel de investigación sobre Birmania, establecido por la ONU, exhortó anteriormente a sustituir a la cúpula militar, empezando por Min Aung Hlaing, argumentando que es el principal obstáculo para el desarrollo de la democracia en el país.


El abogado y político indonesio Marzuki Darusman, jefe de la misión internacional independiente de investigación sobre Birmania, dijo que no habrá paz ni transición a la democracia en Birmania mientras Tatmadaw permanezca por encima de la ley.

La misión presentó el 18 de septiembre la versión íntegra de su informe sobre crímenes de lesa humanidad y delitos de guerra perpetrados en los estados de Rakáin, Kachin y Shan.

El documento de 440 folios, resultado de una investigación que se prolongó por 15 meses, recogió evidencias de graves violaciones de derechos humanos y abusos cometidos por el Ejército y otros cuerpos de seguridad birmanos.


También formuló recomendaciones a la ONU, la comunidad internacional y el Gobierno de Birmaniaen esta relación.

Ya a finales de agosto, al avanzar las primeras conclusiones de su labor, la misión denunció que la impunidad del Ejército está profundamente arraigada en el sistema político y legal de Birmania y exhortó a la comunidad internacional a impulsar el enjuiciamiento de los responsables de matanzas indiscriminadas, encarcelamientos, desapariciones forzadas, torturas, violaciones, esclavitud sexual, exterminio y deportaciones ilegales.

Sputnik


Etiquetas: