¿Stranger Things? Cómo la CIA utilizó la experiencia nazi para controlar la mente

  14 Abril 2018    Leído: 931
¿Stranger Things? Cómo la CIA utilizó la experiencia nazi para controlar la mente

Hace 75 años, la CIA lanzó un programa secreto con el que buscaban aprender a controlar la conciencia humana, conocido como MK Ultra Monarch.

Oficialmente, se considera el último estudio a gran escala de este tipo en EEUU. En total, los experimentos dirigidos a desarrollar métodos efectivos de influencia en la mente humana duraron más de 20 años. 

Los estadounidenses se basaron en los 'logros' de los científicos nazis para desarrollar el programa. RT ha intentado aclarar cómo EEUU se aprovechó de las recetas del Tercer Reich.

La herencia de la Alemania nazi

La operación 'Paperclip' (Clip de papel) fue el preámbulo para los grandes experimentos científicos estadounidenses sobre el control mental. EEUU buscó reclutar científicos del Tercer Reich para desarrollar armas nucleares y de otro tipo.

Los estadounidenses reconocieron el potencial de la investigación multidisciplinaria realizada por las autoridades alemanas. Así, las agencias de inteligencia de Estados Unidos inmediatamente después del final de las hostilidades en Europa transportaron ilegalmente a través del océano a más de 1.700 psicólogos, psiquiatras, físicos y biólogos de la antigua Alemania nazi, falsificando sus biografías.

Blue bird

El programa de control mental 'Blue Bird' (Pájaro azul) se llevó a cabo entre 1951 y 1953 y utilizó la información sobre las técnicas de tortura y los métodos de interrogación implementados por los nazis.

Los especialistas buscaban métodos para subordinar la mente de una persona hasta el punto de que ejecutara cualquier orden en contra de su voluntad, olvidando incluso el instinto de autoconservación.

Para empezar, las personas fueron privadas de sueño, comida y calor durante mucho tiempo. En la segunda etapa, cuando el sujeto ya tenía un control deficiente de sus acciones, recibía sustancias narcóticas, lo que aumentaba su sugestionabilidad.

Luego, fueron obligados a realizar ciertas acciones con la ayuda de la hipnosis. Después de esto, el sujeto experimentaba amnesia disociativa.

Finalmente, en la quinta etapa, se le enviaba una señal especialmente diseñada para que realizara todas las acciones programadas.

Artichoke y MK Ultra Monarch

Blue Bird evolucionó en el proyecto 'Artichoke' (Alcachofa) y, más tarde, en el MK Ultra Monarch. El primer proyecto recibió el nombre del vegetal favorito del entonces director de la CIA, Allen Welsh Dulles; mientras que el segundo debe su nombre a una mariposa, ya que luego de una descarga eléctrica aparecen frente a los ojos manchas de luz con la forma de estos insectos.

A principios de los 50, el profesor Richard Wendt, presidente del Departamento de Psicología de la Universidad de Rochester, informó a las autoridades que había desarrollado el 'suero de la verdad', con el que se podía extraer cualquier información de cualquier persona. Sus componentes principales eran un tranquilizante (Secobarbital) y un psicoestimulante del grupo anfetamínico (Dexedrina).

Los experimentos con el suero no dieron resultados, pero la perspectiva de controlar mentes era demasiado tentadora para los estadounidenses. Entonces, Dulles dio inicio al MK Ultra Monarch.

Durante todo el proyecto, que duró desde abril de 1953 hasta finales de la década de los 60, se desarrollaron y probaron agentes químicos para influir en la psique humana.

Los experimentos se llevaban a cabo en la clínica psiquiátrica The Allan Memorial Institute en Montreal, Canadá, donde se prestaba especial atención a los efectos de los agentes neuroparalíticos, todo tipo de variaciones de LSD y sustancias psicotrópicas, junto con la terapia electroconvulsiva.

Los sujetos de los experimentos eran pacientes del instituto con diversos trastornos neuróticos y de ansiedad que nunca supieron el verdadero alcance de los experimentos. Los científicos esperaban desarrollar un método para borrar la memoria y reformatear por completo la personalidad.

Sin embargo, después de la muerte de uno de los pacientes del instituto, el Congreso de EEUU se interesó por la actividad de la clínica. En 1973, la CIA destruyó los informes principales del MK Ultra Monarch, por lo que la investigación se encontró en un callejón sin salida. Es considerado el último proyecto de la CIA en controlar la conciencia, por lo menos de manera oficial.

Actualidad

Sin embargo, hay científicos que afirman que EEUU sigue intentando influir en las mentes de sus ciudadanos, aunque de un modo mucho más sutil.

"Estados Unidos ha desarrollado un sistema completo de métodos para influir en las personas y las investigaciones de este tipo están floreciendo y están muy bien financiadas. Se dedica principalmente a los cambios en el comportamiento humano. En particular, hay experimentos muy interesantes dirigidos al consentimiento forzado de una persona con respecto a una idea. La persona no se ha dado cuenta de que fue forzada y, como resultado, empieza a ser partidario de una idea que antes rechazaba", comenta a RT Alexandr Nevéev, doctor en Psicología y especialista en cultos religiosos.

Todas las universidades líderes en el país norteamericano tienen departamentos especializados donde estudian cómo influir en el comportamiento social de una persona y cambiar sus opiniones, afirma Nevéev a RT.


Etiquetas: