Jo Cox llevaba tres meses recibiendo amenazas

  17 Junio 2016    Leído: 156
Jo Cox llevaba tres meses recibiendo amenazas
Una mujer deja flores junto a una foto de Jo Cox en la plaza del Parlamento de Londres.
La campaña del referéndum del 23 de junio queda en suspenso mientras cientos de británicos se suman a las vigilias en todo el país por la diputadaEl asesino tiene problemas mentales y está vinculado con publicaciones de ultraderecha
La diputada laborista Jo Cox, asesinada este jueves por un agresor solitario con problemas mentales y seguidor de publicaciones de extrema derecha, llevaba tres meses recibiendo amenazas y mensajes de odio, según revela `The Times`.La propia diputada, que en principio no dio excesiva importancia a las amenazas, expresó su preocupación a la policía por la insistencia de los mensajes durante la campaña del referéndum, en el que había tomado partido por la permanencia y defendido la causa de los inmigrantes.La policía estaba revisando los protocolos de seguridad, aunque Cox había decidido seguir adelante con la campaña. El día antes del asesinato participó con su marido y sus dos hijos en la protesta organizada en el Támesis por el cantante Bob Geldof contra la flotilla del `Brexit` de Nigel Farage, líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (Ukip).El diputado laborista Stephen Kinnock declaró a `The Times` que en una conversación reciente con Cox habían compartido su preocupación por la acritud hacia la clase política. "Algunos medios han creado durante la campaña del referéndum una actitud permisiva que ha incitado a la gente a hostigar a los diputados", dijo Kinnock.Las dos campañas oficiales, Vote Leave y Stronger In, han decidido suspender mientras tanto sus actividades durante 24 horas. A falta de encuestas tras el asesinato, los analistas predicen que el trágico incidente puede cambiar la dinámica de la campaña, inclinada en las dos últimas semanas hacia el lado del `Brexit`.Durante la vigilia celebrada el jueves en la Plaza del Parlamento, el líder laborista afirmó que el país está "en estado de shock" y que la sociedad británica necesita respuestas al "cómo y por qué" de la muerte de Jo Cox.La policía sigue investigando el entorno de Thomas Mair, el asesino de 52 años que trabajaba a tiempo parcial como jardinero y que nunca había despertado las sospechas de sus vecinos, que sabían sin embargo que había sido tratado por un trastorno obsesivo cumpulsivo.La policía ha admitido un aumento preocupante en los últimos años de las amenazas dirigidas contra los diputados y, especialmente, contra las diputadas. Un informe de la Cámara de los Comunes alertaba el pasado verano del aumento de los incidentes y de las agresiones verbales y reclamaba mayores medidas de seguridad.

Etiquetas: