"Caja negra" de provocaciones armenias en la frontera- ANÁLISIS

  28 Julio 2021    Leído: 1583
  "Caja negra" de provocaciones armenias en la frontera-   ANÁLISIS

Los expertos que estudian e investigan la situación geopolítica en la región del Cáucaso evalúan la tensión en la frontera entre Armenia y Azerbaiyán en la dirección de Kalbajar como "los pasos de la próxima guerra".

Si miramos la intensidad de las provocaciones armenias en la zona fronteriza durante las últimas semanas, podemos suponer que el gobierno armenio ha perdido o su cabeza o el control sobre su ejército. ¿Es cierto que el liderazgo político y militar de Armenia, cuyo ejército fue destruido en la guerra de 44 días y obligado a firmar un acto de capitulación, está tratando de restaurar su "poder" y "orgullo" perdido a través de aventuras y provocaciones militares?

Aunque el objetivo principal aquí es crear una imagen de la existencia del ejército armenio, la esencia del asunto sugiere algo completamente diferente. Recordemos que el embajador de Estados Unidos en Ereván visitó recientemente la frontera entre Azerbaiyán y Armenia y recibió información sobre la situación por parte de funcionarios armenios. Aunque la embajada de Estados Unidos no dio a conocer ningún dato o información sobre la visita, en cualquier caso, el embajador no fue de excursión a la frontera. Especialmente en el contexto de provocaciones en la frontera antes del viaje.

Sería conveniente también recordar que en cuanto se produce un pequeño incidente armado en cualquier país del mundo, Estados Unidos insta a sus ciudadanos a no ir a ese país, y aconseja al personal del cuerpo diplomático que no salga a las calles. Pero en la situación actual, es decir, en un momento en que los armenios cometen provocaciones armadas casi todos los días, el embajador de Estados Unidos en este país visita personalmente la frontera entre Azerbaiyán y Armenia, acompañado por armenios armados.  El gobierno y las fuerzas armadas de Azerbaiyán ni siquiera son advertidos sobre esto. Entonces, la embajada de Estados Unidos está convencida de que Azerbaiyán no ha cometido ninguna provocación. Por supuesto, los armenios permanecerán en silencio y detendrán las provocaciones mientras el embajador esté allí. La cómoda llegada del embajador de Estados Unidos a la zona fronteriza y su simpatía por los armenios se deriva de esta confianza.

Tras la visita del embajador de Estados Unidos a la frontera, los militantes armenios no solo dejaron de disparar contra posiciones azerbaiyanas, sino que también intentaron avanzar utilizando armas de gran calibre. La neutralización de tres soldados enemigos y las heridas de varios durante la prevención de la provocación de ayer muestran que la intención de Armenia es violar oficialmente las disposiciones de la Declaración del 10 de noviembre para invalidar el documento. Parece que el liderazgo armenio, especialmente Pashinyan, está tratando de derogar la declaración tripartita e involucrar a Estados Unidos y Francia en el proceso.  De hecho, al hacerlo, los armenios están, en primer lugar, dañando la imagen y la reputación de Rusia, tratando de demostrar que su misión de mantenimiento de la paz es inútil. Continuando el camino de la provocación y sabotaje por su naturaleza, Armenia, por un lado, habla de los compromisos de la OTSC, y por otro lado, al plantear el tema a nivel internacional, cuestiona la misión de mantenimiento de la paz de Rusia y busca desmantelarla.

Si tenemos en cuenta que en julio Armenia disparó sistemática e intensamente contra las posiciones de las fuerzas armadas azerbaiyanas en Najicheván, Lachin, Kalbajar, Tovuz, Gadabay y comete provocaciones, estaremos nuevamente convencidos de que nuestra opinión se basa en una lógica de hierro. Frente a las graves consecuencias socioeconómicas del período de posguerra, el liderazgo armenio, al darse cuenta de que la situación socioeconómica en el país empeorará debido al otoño y el invierno, está tratando de crear una atmósfera de guerra, miedo y pánico, desviando así atención pública de problemas domésticos.

Esta política también sirve para volver a atraer a Armenia a los círculos del lobby armenio y sus recursos financieros que se han alejado del país. Recreando la atmósfera de guerra en el país y haciendo declaraciones populistas sobre la venganza, Pashinyan llama a la diáspora armenia a que lanzara una campaña de donación de "ayuda a la patria".

No es ningún secreto que Armenia siempre ha tratado de involucrar a terceros en los asuntos fronterizos entre los dos países. La provocación cometida en la frontera entre los dos países en julio de 2020 también sirvió a estos propósitos. Armenia, que está creando tensiones en la frontera estatal, quiere sacudir la región en su conjunto, agravar la situación, atraer fuerzas extranjeras a la región, que están tratando de aprovechar el conflicto para llevar a cabo sus especulaciones políticas y para ganar más socios.

Con estas acciones, Armenia se niega abiertamente a negociar la delimitación y demarcación de la frontera estatal de los dos países. No se excluye que ciertos círculos extranjeros inciten a los armenios. El hecho de que tales provocaciones en la frontera entre los dos países estén ocurriendo en un momento en que se están llevando a cabo reuniones y discusiones sobre temas fronterizos en Moscú por iniciativa de Rusia, muestra malas intenciones. Las declaraciones del embajador francés en Armenia de que "el conflicto aún no ha terminado, la cuestión del estatus debe considerarse" alentó aún más a las fuerzas revanchistas. No es casualidad que todo esto se haya expandido después de que la Unión Europea asignara un paquete de ayuda de 2.600 millones de euros a Armenia. Armenia indirectamente quiere decirle a Rusia: "Ya no te necesitamos". De lo contrario, Pashinyan no se habría atrevido a violar la Declaración firmada bajo la garantía de Putin, y no se habría comportado de manera tan frenética contra el presidente ruso.

Sin duda, lo sucedido sirve para desplegar las fuerzas armadas del tercer y cuarto país en el territorio de Armenia, como afirmó Pashinyan antes de las elecciones. Este es más un problema de Rusia que de Azerbaiyán, y el Kremlin, por supuesto, es consciente de lo que está sucediendo en su puesto de avanzada.


Etiquetas: