"El puño de seda" : Adivinación de símbolo de "la fuerza blanda" mostrada en Shushá-Análisis

  16 Mayo 2021    Leído: 2782
  "El puño de seda"  : Adivinación de símbolo de "la fuerza blanda" mostrada en Shushá-Análisis

Ninguna de las victorias se gana solo vía batallas; si se gana, no se conserva. Una vez el ejército se retira del campo de batalla, el propio Estado debe demostrar su fuerza intelectual, cultural y espiritul. Si en el 42 día de los enfrentamientos la liberación de Shushá con una habilidad bélica increíble mostró la fuerza dura de Azerbaiyán, el festival organizado tras solo 6 meses después confirmó la "fuerza blanda".

En el día cuando se liberó Shushá, el jefe de Estado dijo"¡Querida Shushá, te recrearemos"! Esta semana  hemos visto que esas palabras se han realizado. Shushá se sigue resucitando tanto desde el punto de vista material, como espiritual y se va percibiendo como la nueva perla del Cáucaso. Todas las aperturas y los sentares de bases con la participación del presidente llevaba el carácter símbolico del porvenir de Shushá. Por ejemplo, la apertura de la subestación eléctrica significaba que "Shushá ya está iluminada". 

En lo tocante a la nueva mezquita, tanto ella como el estilo arquitectónico están llenos de símbolos. Así lo anunció personalmente el presidente: la mezquita con un diseño moderno, que combina el estilo del pasado y el futuro, tiene la forma de 8 figuras, y el doble minarete muestra 11. Es decir, el 8 de noviembre es la fecha de la liberación de Shushá. Solía ​​haber 17 mezquitas en Shushá, pero ahora solo quedan 3. La construcción de la nueva mezquita simboliza el regreso de la cultura y la espiritualidad azerbaiyana a Shushá. Pero la cultura y la espiritualidad no consisten solo en religión. Por lo tanto, la escuela, la galería de arte, la escuela de la creatividad, todas las cuales representan un lado de la vida espiritual, juntas colocaron a Shushá en el mapa espiritual de Azerbaiyán.

Pero, por supuesto, el pico más alto de este simbolismo fue el festival "Kharibulbul" celebrado en nuestra capital cultural y la primera confirmación de su estatus.

Dondequiera que suene nuestra música, está Azerbaiyán. Si Azerbaiyán regresó físicamente a Shushá con botas militares, su giro espiritual fue en las alas de la música. El festival fue como el mensaje "Se acabó el llanto por Shushá, y luego comienza la era del canto". Sin embargo, era imposible no ver las lágrimas de alegría, orgullo y felicidad fluyendo de los ojos de muchos en la llanura de Cidir.

"Kharibulbul" no es solo un festival de arte, sino que también tiene un gran significado político y social. Sin duda, este festival será internacional en el futuro y artistas de todo el mundo vendrán a Shushá. Pero el primer festival reunió a los pueblos de Azerbaiyán y transmitió el mensaje de unidad y hermandad: "Hemos derramado nuestra sangre por esta tierra juntos y cantaremos juntos nuestra canción". También fue un espectáculo de puño, ¡un puño de seda! Esta vez, las cabezas de los que pretendían a Shushá fueron aplastadas con un "puño de seda". Si la capital de nuestra cultura fue liberada con un "puño de hierro", ahora estará protegida con un "puño de seda".

Así como la liberación de Shushá fue una demostración del poder militar de Azerbaiyán, el festival de Kharibulbul demostró la fuerza intelectual y el poder cultural del país. Era como si se estuviera celebrando en Shusha un desfile del "poder blando" de Azerbaiyán. No es tarea de todos los estados organizar un Festival tan magnífico (¡literalmente!) En una ciudad donde la vida civil aún no ha sido completamente restaurada. Solo el Gran Estado podía hacer eso.

Si el primer día del festival fue una demostración de unidad en Azerbaiyán, el segundo día del concierto de gala mostró de lo que es capaz esta nación, la profundidad de su potencial.

Todo lo relacionado directa o indirectamente con Shusha fue devuelto a Shushá: Khan Shushunsky, Bulbul, Jabbar Qaryagdioglu ... Simbólicamente, el alma se reunió con el cuerpo, Shushá resucitó, revivió ...

Vusal Mammadov


Etiquetas: