Así reabrieron los casinos en Las Vegas: fichas y dados higienizados, pasajes gratis y mascarillas

  06 Junio 2020    Leído: 460
  Así reabrieron los casinos en Las Vegas:   fichas y dados higienizados, pasajes gratis y mascarillas

Hay champagne para celebrar, divisores de acrílico y estaciones para el lavado de manos, pero pocos logran mantener la distancia social: luego de 78 días de cierre sin precedentes, los primeros fieles de los juegos de azar volvieron a The Strip.

Es gente acostumbrada a tentar a la suerte, así que para los que llegaron a Las Vegas en el primer día de reapertura de los casinos el riesgo de contraer COVID-19 se inscribía entre los gajes del oficio de apostador. Luego de 78 días cerrados —algo sin precedentes—, los templos del azar comenzaron a abrir una semana después de que el gobernador de Nevada, Steve Sisolak, anunciara el permiso. The D cortó una cinta re-inaugural que decía “4 de junio de 2020 - Reapertura de Las Vegas” mientras recibía a los visitantes con una copa de champagne.

Su dueño, Derek Stevens, intentó estimular la continuación de la temporada, que había sido literalmente sin fin hasta la llegada del coronavirus, al ofrecer boletos de avión gratuitos para el tramo de ida hasta Las Vegas. “Trató la ocasión como una mezcla de gran inauguración con celebración de año nuevo”, describió USA Today el ánimo.

A veces mantener la distancia social se volvió difícil, ya que algunos espacios simplemente se llenaron de gente. Y si bien todo el personal de los casinos llevó máscaras, incluidos los vestidos de antiguos egipcios o soldados romanos, sólo el Wynn, el MGM y el Caesars alentaron a que el público usara una cobertura facial al ofrecerles barbijos en el ingreso. Pero la Junta de Control de Juego de Nevada no incluyó como requisito la imposición a los clientes.

Para intentar que las copias locales de SARS-CoV-2 cumplan con el dicho de que lo que sucede en en Las Vegas se queda en Las Vegas, las autoridades estipularon protocolos de distancia social, barreras de acrílico, chequeos de temperatura al entrar —si alguien tiene fiebre se le impide el ingreso—, estaciones para el lavado de manos, desinfectante de alcohol en gel por doquier y un máximo de operación del 50% de la capacidad de los casinos. Las fichas y los dados se higienizan, los tomadores de apuestas limpian los mostradores cada vez que se retira un cliente.

A quienes entraban al Flamingo caminando desde The Strip —los seis kilómetros más populares de Las Vegas Boulevard South, donde ahora hay un cartel que pide “Ten pensamientos sucios pero mantén las manos limpias”— los recibían dos bailarinas vestidas de naranja y rosa, con máscaras que hacían juego. Ellas agradecían que todos mantuvieran la distancia social, también al sacarse fotos con ellas; algunos las hicieron con la señalización de los seis pies (dos metros).

The D abrió a las 0:01 del 4, y ya tenía una fila de personas ansiosa por ingresar. Las Vegas Review Journal habló con Eddie González, una de ellas, que seguía allí antes del amanecer. “Todo está como siempre, excepto porque me tomaron la temperatura en la puerta”, dijo. “¡Vegas vuelve!". También hubo filas ante la puerta del Henderson, unas 100 personas que 10 segundos antes de las 0:01 iniciaron una cuenta regresiva que terminó con un grito de “¡Viva Las Vegas!” en el instante de la apertura.

Para algunos apostadores, ganar o perder era lo que menos importaba: principalmente querían volver. “Estaba apostando bien fuerte, ahora estoy bien bajito, así que esto te dice qué tal me fue”, le comentó Darlene Schwartz, una mujer de Nueva Orleans, de 63 años, al Review Journal. “¡Pero estoy tan contenta de haber regresado! Me estoy divirtiendo mucho”.

Gente como ella representa el riesgo principal en esta etapa: si bien el mismo día que los casinos reabrieron Sisolak anunció que no había sucedido ninguna muerte por COVID-19 en el estado de Nevada, Las Vegas es básicamente un espacio turístico que atrae a gente de todos los Estados Unidos. Donde todavía hay muchos lugares con infecciones activas, y hasta en aumento. Por eso el ex comisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) Scott Gottlieb advirtió que los casinos son áreas de riesgo especialmente alto para la transmisión del SARS-CoV-2.

Por ahora, sin embargo, “no se ha visto una estampida de visitantes”, siguió la crónica local. “En The Strip —normalmente atestada de automóviles y transeúntes— el tráfico a pie era ligero, inexistente en algunas áreas, y el tránsito de automóviles no pasaba de moderado. Los resorts no estaban vacíos, desde luego, pero tampoco rebosantes de clientes”.

Según The New York Post, muchas personas ignoraron la distancia social en particular en el área de las máquinas tragamonedas, aunque a algunas se les habían quitado los asientos para evitar las aglomeraciones. Jeff Hwang, amante de las apuestas y blogger, dijo al periódico de Nueva York que pensaba visitar cada uno de los casinos abiertos, e iba por la mitad. “Me dieron mascarillas incluida una, en el Golden Gate, con el logo, pero al caminar no vi que mucha gente las usara. Sólo los empleados”.

USA Today habló con Stevens, quien opinó que tanto la cantidad de visitantes como su comportamiento se explican porque esta primera semana es “para los fanáticos de Vegas” y también para los jóvenes, “que se pueden sentir más cómodos viajando, dado que la gente mayor está en un grupo de riesgo más alto” para el COVID-19. “Será un grupo muy divertido y gregario. Gente que quiere salir de sus ciudades para visitar Las Vegas”.

También, cree, serán un excelente negocio más. “Probablemente traigan más dinero de lo habitual para gastar en blackjack, dados, ruleta y máquinas tragamonedas”, estimó. La gente lleva semanas sin pagar más que cosas esenciales y prácticas, y en Las Vegas se les ofrece por fin lo opuesto: un catálogo de lo innecesario y lúdico.


Etiquetas: