Teletrabajo, vigilancia y nuevos aprendizajes : el mundo post coronavirus

  30 Abril 2020    Leído: 292
  Teletrabajo, vigilancia y nuevos aprendizajes  : el mundo post coronavirus

Las tecnologías usadas para combatir el COVID-19 implican mayores restricciones y controles sobre la población, pero también consolidan saberes.

 "En situación pre pandemia, se veía a la tecnología como instrumento de conflicto. Ahora resurge su aspecto más luminoso", dijo el pensador Esteban Ierardo. También alertó sobre el uso de datos personales.

Las herramientas digitales y los avances tecnológicos para combatir el COVID-19 parecen prefigurar los nuevos desafíos a los que se enfrentará la humanidad en un mundo post pandemia.

Si bien el filósofo Esteban Ierardo reconoció que "el uso de ciertas herramientas tecnológicas como el big data son efectivas", sostuvo que al mismo tiempo "se da una legitimación a los Estados y a las empresas informáticas para avanzar en el uso de nuestros datos privados".

Por ello, consideró que "debería haber una legislación que, previendo la repetición de estas situaciones, diseñe protocolos de daños aceptados".

El autor de los libros La sociedad de la excitación y Mundo virtual: Black Mirror, posapocalipsis y ciberadicciónhabló también de cómo la "pandemia ha acelerado los aprendizajes virtuales". "Comunicarse a la distancia aparece ahora como la única herramienta. En situación pre pandemia, se veía a la tecnología como instrumento de conflicto, de imagen virtual y narcisista, incluso una expresión de odio digital. Ahora resurge ese aspecto más luminoso, que ya estaba de antes, al alcance de casi todos", ponderó Ierardo.

Según el pensador, "estos aprendizajes virtuales, así como los hábitos cotidianos de higiene, quedarán en la vida cotidiana de las personas" en un post pandemia. Por caso, citó el ejemplo del trabajo a distancia, aunque subrayó que "esta bomba sanitaria supone también una reacción económica a nivel micro, de la realidad de las personas, que no va a poder paliar el desempleo".


Una reciente encuesta realizada por Datafolha asegura que el exministro de Justicia de Brasil, Sérgio Moro, tiene un respaldo del 52 por ciento frente al 20 que obtiene el presidente Jair Bolsonaro. Medios como O Globo buscan presentan al exministro "como alguien que pueda parar el desmadre del presidente".

"Bolsonaro está muy solo, por eso el interés de los medios por relanzar la figura de Moro, que había perdido protagonismo en el gobierno y sobre todo protagonismo social", dijo Amílcar Salas Oroño, doctor en Ciencias Políticas.


El investigador y experto en política brasileña recordó "el esquema corrompido de investigación judicial de Moro" revelado por The Intercept. "El que quiera creer que Moro representa una forma de moral y de ética, está equivocado", aseguró.

Salas Oroño destacó que el acercamiento que ensaya el mandatario con el Congreso para rebajar la tensión: "todavía hay una porción de la clase política 'a la venta' y dispuesta a que no se concrete el impeachment contra Bolsonaro". Y remarcó que "los militares parecieran haber llegado a un límite en el acceso a los lugares dentro del gabinete con la entrada del general Braga Netto a la jefatura de la Casa Civil".

Pero, "no descartaría otro avance" a medida que Bolsonaro pasa "los límites de lo decoroso" en lo que refiere a su gestión frente al coronavirus.

En el programa se informó a su vez acerca de la reapertura de la Asamblea Nacional de China, el órgano legislativo del país, el próximo 22 de mayo; las detenciones en Chiledurante las protestas en el marco del 93 aniversario de Carabineros.

También se informó sobre la muerte de nueve presos durante un motín en una cárcel de Lima, en rechazo a las condiciones sanitarias por el brote de COVID-19; y las repercusiones tras el anuncio del mariscal Jalifa Haftar respecto a la conducción política en Libia.


Etiquetas: