EE UU y la OTAN activan el escudo antimisiles en plena tensión con Rusia

  13 Mayo 2016    Leído: 167
EE UU y la OTAN activan el escudo antimisiles en plena tensión con Rusia
Stoltenberg inaugura en Rumania una de las bases de este instrumento defensivo
Estados Unidos ha dado este jueves el impulso definitivo al escudo antimisiles que ideó para defender a Europa de las amenazas exteriores. Este instrumento, que queda bajo el paraguas de la OTAN, pretende evitar un ataque de misiles balísticos (de muy largo alcance) provenientes de territorios como Irán o Corea. Pese a todo, Rusia lo entiende como una amenaza directa y su activación –tras varios años de demoras- coincide con un momento de tensión entre la Alianza Atlántica y Moscú. "Resulta imposible que el escudo derribe misiles balísticos rusos. No veo ningún motivo por el cual se justifiquen las tensiones; las amenazas de Rusia son irresponsables, los rusos saben que no es un sistema dirigido contra ellos", ha argumentado el secretario general de esta organización, Jens Stoltenberg, en una conferencia de prensa en Budapest, informa Efe.

Tanto Stoltenberg como el vicesecretario de Defensa de Estados Unidos, Bob Work, han asistido este jueves a la puesta en funcionamiento del escudo antimisiles en la ciudad rumana de Deveselu. Y el viernes será la ceremonia de inicio de la construcción de otra parte del dispositivo en Polonia, que se prevé que esté operativo en 2018. Aun así, el sistema no podrá funcionar al menos hasta julio, pero Washington quiere enviar ya la señal política de que está listo.

Rusia considera el proyecto como una provocación que entra en vigor dos años después de la anexión de la península ucrania de Crimea por parte de Moscú y tras el mayor reforzamiento que ha realizado nunca la Alianza Atlántica en el Este de Europa, en los países más próximos a Rusia. Pese a las palabras de Stoltenberg, el escudo puede tener, en efecto, capacidad para detener algunos lanzamientos de misiles balísticos rusos. Consciente desde un principio de esos temores surgidos en Rusia, la OTAN inició un diálogo con el Kremlin para disipar dudas, pero se rompió en 2013 por falta de confianza.

Este instrumento defensivo se activa en un momento de creciente implicación militar estadounidense en la antigua órbita soviética como respuesta a las injerencias rusas en Ucrania. Con un objetivo disuasorio, el Pentágono ha cuadruplicado el presupuesto de su programa de apoyo militar a aliados en el centro y el Este de Europa. La primera potencia mundial aumentará el año que viene el despliegue de tropas y vehículos de combate en la región.

Para el embajador estadounidense en la OTAN, Douglas E. Lute, el escudo integra las iniciativas de la Alianza Atlántica para afrontar un “arco de inestabilidad” que va desde la frontera oriental de la OTAN con los países exsoviéticos hasta la frontera sur con el Mediterráneo.

Etiquetas: