OIM: 2019 fue el año con más migrantes muertos en las Américas

  29 Enero 2020    Leído: 369
OIM: 2019 fue el año con más migrantes muertos en las Américas

Al menos 810 murieron mientras cruzaban desiertos, ríos y áreas remotas de las diferentes rutas migratorias del continente americano.

Al menos 810 personas murieron en 2019 mientras cruzaba desiertos, ríos y áreas remotas en diferentes rutas migratorias del continente americano. La elevada cifra convirtió el 2019 en el año con más muertes de migrantes desde que se lleva ese tipo de registro, indicó este martes la Organización Internacional de las Migraciones (OIM).

La cifra proviene del Proyecto Migrantes Desaparecidos de la OIM para el hemisferio occidental, que compila los registros oficiales de los gobiernos y de las Organizaciones No Gubernamentales, así como los reportes de la prensa.

El director del Centro de Análisis de Datos de la OIM, Frank Laczko, afirmó que estos números son “un triste recordatorio de que la falta de opciones para una migración segura y legal lleva a la gente a tomar vías menos visibles y mucho más arriesgadas”.

La agencia de la ONU ha documentado las muertes de migrantes en América desde 2014 y en total ha registrado más de 3.800 decesos, con 2019 como el año más fatal.

La región fronteriza entre Estados Unidos y México ha sido la más letal del continente. La OIM ha contabilizado un total de 2.403 defunciones desde 2014. En 2019, las víctimas sumaron 497. La mayoría de esas muertes han ocurrido en el Río Bravo, que separa a Texas, en Estados Unidos, de los estados mexicanos de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila, donde el año pasado murieron 109 personas, 26% más que en 2018.

Las muertes de los migrantes centroamericanos quedaron ilustradas en junio por la foto viral de los salvadoreños Oscar Alberto Martínez y su hija Valeria de 23 meses ahogados a orillas del Río Bravo, en lo que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados, Filippo Grandi, dijo representaba el fracaso de los países en la respuesta a la violencia y la desesperación que empujan a las personas a emprender viajes peligrosos.

Muchos migrantes intentan cruzar la frontera entre México y Estados Unidos por el desierto de Arizona, donde murieron al menos 171 personas en 2019. El año previo se registraron 133 decesos.

“La pérdida de vidas nunca debe considerarse normal ni tolerarse como un riesgo natural de la migración irregular”, concluyó Frank Laczko.


Etiquetas: