¿Por qué Cuba necesita un primer ministro?

  11 Octubre 2019    Leído: 612
¿Por qué Cuba necesita un primer ministro?

La Asamblea Nacional del Poder Popular reeligió este 10 de octubre a Miguel Díaz-Canel como presidente de la República de Cuba. De acuerdo a la nueva Constitución aprobada en febrero de 2019, el presidente electo tiene tres meses para proponer al nuevo primer ministro a la Asamblea, un cargo que ocupó por última vez Fidel Castro entre 1959 y 1976.

"Se impondrá la elección de un primer ministro que, por sus méritos, su trayectoria, inteligencia y compromiso con el pueblo, merezca el cargo dado las funciones ejecutivas que tendrá", dijo a Sputnik José Alexis Ginarte, presidente de la Unión Nacional de Juristas de Cuba (UNJ).

La figura del primer ministro surgió en Cuba con la Constitución de 1940, una carta magna progresista que en su tiempo fue considerada la más avanzada de América Latina.  Así se introdujo en la isla el llamado 'semi parlamentarismo europeo' que agregaba a la figura del presidente de la República este actor clave del Gobierno.

Para entonces su función era enlazar el Poder Ejecutivo y Legislativo con muy poca significación en la vida institucional y política de la isla; más bien servía de vocero del presidente, de acuerdo con el sitio digital del diario cubano Escambray.

Con el triunfo de la Revolución en enero de 1959, y la huída del dictador Fulgencio Batista, se instaura en Cuba un Gobierno revolucionario, cuyo primer presidente fue Osvaldo Dorticós. Fidel Castro asumió el 16 de febrero como primer ministro de la isla y ejerció esta función hasta 1976, cuando pasó a ser presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba.

De esta manera, las figuras de un primer ministro y de presidente de la República quedaron derogadas con la carta magna de 1976. Ahora, 43 años después, la Constitución de 2019 retoma el cargo en favor de una división de funciones, como alternativa a la culminación del liderazgo del fallecido Castro.

Así lo explicó a Sputnik la periodista cubana Martha Rojas, del emblemático diario local Granma. Rojas aseguró que este cambio de estructura "es imprescindible desde el punto de vista estructural para gobernar mejor y con más participación de la población de manera directa". 

A su juicio "es muy necesario" porque el líder cubano ya no está. No obstante, "dejó sembrado en el pueblo el concepto de Revolución, que comprende cambiar todo lo que debe ser cambiado".

Pero también habrá diferencias entre el primer ministro que fue Castro y el cargo de 2019. De acuerdo con Ginarte, "al dividirse estas funciones y ser el primer ministro un ente puramente de Gobierno, va a rendir cuentas ante la Asamblea Nacional y ante el presidente de su gestión". 

Es decir, "es una función puramente administrativa que lleva consigo la dirección del Gobierno de la República", aclaró el jurista.

La Constitución de 2019 estipula en su Artículo 144 las tareas que corresponden al primer ministro, incluyen:

representar al Gobierno de la República;

atender y controlar el desempeño de las actividades de los organismos de la Administración Central del Estado, de las entidades nacionales y de las administraciones locales;

asumir, con carácter excepcional y temporalmente, la dirección de cualquier organismo de la Administración Central del Estado; (…).

También explicó que "esto libera al presidente de las funciones de Gobierno, en el sentido de que no ejecuta, sino controla y exige el cumplimiento de la Constitución, además de representar al país".

Este 10 de octubre, además de ser reelecto Díaz-Canel como presidente de la República, la Asamblea votó por Salvador Valdés Mesa como vicepresidente. También fue elegido un nuevo consejo de Estado presidido por Esteban Lazo Hernández,  Ana María Mari Machado como vicepresidenta y el secretario, Homero Acosta Álvarez, quienes a su vez fueron reelectos como las máximas figuras políticas de la Asamblea. Sputnik


Etiquetas: