Veinte millones de niños en el mundo no recibieron vacunas vitales en 2018

  16 Julio 2019    Leído: 709
  Veinte millones de niños en el mundo no recibieron vacunas vitales en 2018

 Veinte millones de niños a lo largo del mundo no recibieron en 2018 vacunas vitales contra el sarampión, la difteria y el tétanos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

"Aunque hoy en día la mayoría de los niños están siendo vacunados, la cifra de los que se quedan atrás es excesiva. Y lo que resulta inaceptable es que a menudo quienes no reciben la vacuna son precisamente quienes corren un mayor riesgo: los más pobres, los más marginados, los afectados por los conflictos o las personas que se ven obligadas a abandonar sus hogares", señaló el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Aproximadamente la mitad de los niños no vacunados viven en 16 países: Afganistán, Chad, Etiopía, Haití, Irak, Malí, Níger, Nigeria, Pakistán, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Siria, Somalia, Sudán del Sur, Sudán y Yemen.

Sarampión en Ucrania
Además, la OMS informa que Ucrania fue el país con la mayor tasa de incidencia de sarampión el pasado año.


"Ucrania encabeza una lista diversa de países con la tasa de incidencia de sarampión más alta registrada en 2018. Aunque el país ha logrado vacunar a más del 90% de sus bebés, la cobertura ha sido reducida durante varios años, lo que ha dejado a un gran número de niños mayores y adultos en situación de riesgo", señala el comunicado de prensa publicado en el sitio web de Unicef.

A Ucrania le siguen en esta lista la República Democrática del Congo, Madagascar, Liberia, Somalia, Serbia, Georgia, Albania, Yemen y Rumanía.

En 2018 se registraron casi 350.000 casos de sarampión a lo largo del mundo, más del doble que en 2017.

Para la directora ejecutiva del Unicef,  Henrietta Fore, un brote de sarampión "indica que las comunidades están dejando de recibir las vacunas debido al acceso, los costos o, en algunos lugares, la autocomplacencia".

"Tenemos que agotar todos los esfuerzos para inmunizar a cada niño", subrayó.


Etiquetas: