El aumento del precio del oro vaticina un futuro oscuro para el dólar

  04 Julio 2019    Leído: 791
El aumento del precio del oro vaticina un futuro oscuro para el dólar

Últimamente, los bancos centrales de varios países han aumentado considerablemente sus reservas de oro. Si los países pierden su confianza en el dinero fiduciario, el desplome del dólar será inevitable, opina el profesor de la Universidad Electrotécnica de San Petersburgo, Alexandr Yakovlev.

Durante muchos años, EEUU ha sido el mayor tenedor de oro. En abril del 2019, el país norteamericano contaba con reservas de oro de más de 8.133 toneladas. Esta es la razón por la que distintos expertos consideran que la política monetaria y crediticia de EEUU determina en la mayor parte el crecimiento del precio de oro.


Si la Reserva Federal de EEUU decide suavizar su política monetaria y crediticia, el precio del oro puede continuar creciendo. Si, por el contrario, decide suavizar su política de manera tenue el valor de oro se estabilizaría a los niveles actuales o bajaría, destacó al periódico ruso Vzglyad, el profesor de la Academia Presidencial de Economía Nacional y Administración Pública, Serguéi Jestanov.

A su vez, su colega de la Universidad Electrotécnica de San Petersburgo, Alexandr Yakovlev, considera que tres elementos básicos: dinero fiduciario, oro y criptomonedas, no lucen como los tres pilares del sistema financiero mundial, sino como un bosque en el que se pierden los economistas y las empresas.

"Actualmente hay un caos total. El dinero fiduciario no es seguro. ¿Qué se queda más? El antiguo instrumento como es el oro o el nuevo sistema de criptodivisas de alta volatilidad (...)", recuerda el experto.

Esta es la razón por la que el Banco Central de Rusia decidió invertir sus reservas en distintas divisas. Este paso alarmó no solo a muchos medios de comunicación, sino a los círculos académicos y los empresarios de Occidente.

Sin embargo, es importante no sobreestimar el papel del oro como el instrumento de inversión. Jestanov recuerda como el precio de metal precioso se desplomó tres veces entre 1982 y el 2000.

"Distintos países tratan de atribuirle al oro importancia a la hora de invertir, pero hay que recordar que el oro no produce intereses, requiere gastar dinero en su almacenamiento y, lo más importante, su precio puede no solo crecer, sino bajar", enfatiza el economista.


En este sentido, los expertos, entrevistados por el medio ruso, consideran que Rusia y China disponen de una ventaja no menos importante frente a otros países. Ambos Estados brindan su apoyo a la industria de producción de oro que desempeña un importante papel en sus economías.

Así, el Banco Central de Rusia trata de comprar el oro a los productores nacionales para que estos no paren la exploración y conserven empleos en el Oriente Lejano ruso.

Sin embargo, en caso de que se produzca una nueva crisis financiera a escala global, el oro no salvaría a un país a menos que contara con una economía fuerte, considera Yakovlev. Pero, el oro sí es capaz de suavizar el impacto de la crisis.

"La acumulación de reservas en oro es más prometedora que la de dinero fiduciario. Si se produjese una crisis seria, las reservas en moneda extranjera no lo salvarían, ya que la inversión en dinero fiduciario se parece a la situación que suele surgir entre un jugador y un casino. Es decir, el jugador siempre perderá, ya que se le acabará dinero de una manera más rápida que al casino. En nuestro caso, el casino es el país que imprime el dinero fiduciario", recalca.

Según Yakovlev, el dinero fiduciario se basa en la fe. En cuanto esta fe se pierda, el desplome de dólar se hará inevitable. El beneficiario de este desplome será el oro, ya que el crecimiento del precio de este metal se produce en periodos de inestabilidad económica y política.

En junio del 2019, el precio de oro superó los 1.400 dólares por onza, un nivel que no había sido registrado en los últimos seis años.


Etiquetas: