Misterios e intrigas de un Festival de Cannes 2019 que huele a incienso

  13 Mayo 2019    Leído: 743
Misterios e intrigas de un Festival de Cannes 2019 que huele a incienso

Almodóvar, Tarantino, Jarmusch, Kechiche, Loach, Malik y todo el santoral, a por la Palma de Oro de la 72ª edición.

Comienza la 72ª edición del Festival de Cannes con un misterio y ya, enseguida, con una tremenda intriga. El misterio es Jim Jarmusch, un director capaz de llegar a lo más alto -como en su anterior película, «Paterson»-, pero también de quedarse a media altura, como en alguna otra anterior. Trae para inaugurar el Festival «The dead don’t die», una historia de zombis en la que aparecen algunos de sus más vivos actores favoritos, como Bill Murray, Adam Driver, Tilda Swinton o Tom Waits. Conociendo a Jarmusch ya se prevé que cualquier sumisión a lo gordo del subgénero está descartada.

Y la tremenda intriga consiste en que viene a competir por la Palma de Oro todo el santoral casi al completo de este certamen, cuyas filias y fobias son ley sagrada. Pedro Almodóvar con su apasionada genuflexión en el confesionario en «Dolor y gloria»; Quentin Tarantinocon su ambicioso tajo al Hollywood de los ochenta en «Érase una vez en Hollywood»; Abdellatif Kechiche (el de la Palma de Oro con «La vida de Adèle»), que trae la continuación de su «Mektoub, My Love»; el coreano Bong Joon-ho y su cine apisonadora que hace sangrar de ojos para adentro llega con «Parasite»; Xavier Dolan (y quien haya visto «Mommy» ya irá precavido) trae un drama conectado a la homosexualidad que se titula «Matthias & Maxime»; Terrence Malik, un sacacorchos para la poética y la paciencia, que presenta «A Hidden Life», tres horas de drama sobre un austriaco que se negó a luchar junto a los nazis; o Ken Loach y los hermanos Dardenne, todos coleccionistas de Palmas de Oro y que vienen a por otra con «Sorry we missed you» y «Le jeune Ahmed».

Con este equipo ya habría para un par de Palmarés, pero además vienen a sembrar más intriga directores con posibles, como Marco Bellocchio, Arnaud Desplechin, Elia Suleiman, Celine Sciamma, el rumano Corneliu Porumboiu, y así hasta veintiún títulos en competición. O sea, que ya puede abrir los ojos Alejandro Gonzálex Iñárritu, presidente del Jurado que se tiene que comer el pastelón.

Y ya sin intriga, fuera de la competición, el programa de este año presenta un buen catálogo de directores y títulos para entretener, agobiar y hasta sacar de sus casillas al personal. Nombres como Nicolas Winding Refn, Abel Ferrara o Gaspar Noé, que siempre hay que temblar ante ellos, o los veteranos Claude Lelouch, Alain Cavalier o Werner Herzog, o los inquietos y briosos Gael García Bernal, Pippa Bianco o Dexter Fletcher, que presenta su película sobre Elton John, «Rocketman».

Cine español
Y es un clásico de Cannes que el cine español apenas si ensucie su alfombra roja, y es tan difícil de ver en la sección oficial como «la chica de la curva». Afortunadamente este año tenía película Pedro Almodóvar, que es el de la «A» a la «Z» del cine español para Cannes. Fuera del núcleo de lo oficial, en la llamada sección Un Certain Regard, acuden con sus últimas películas dos directores españoles habitualmente invitados a los círculos concéntricos de la Muestra Cinematográfica, Olivier Laxe y Albert Serra. El gallego estuvo antes con «Todos vosotros sois capitanes» y con «Mimosas», y ahora se presenta con «O que arde», una alusiva historia a la facilidad con la que el fuego prende en su tierra. Y el catalán Serra, cuyo cine es tan privativo como una huella digital, y cuyas películas suelen explosionar en el pacífico Cannes, trae este año «Liberté», situada en los albores de la Revolución Francesa y con un espíritu tan libertino y provocador que hay que ir atándose los machos, signifique esto lo que signifique.

Abc


Etiquetas: Cannes2019