Una mujer saudita salta desde su ventana a una piscina para huir de su familia

  18 Enero 2019    Leído: 344
Una mujer saudita salta desde su ventana a una piscina para huir de su familia

Nojoud al Mandeel, que no ha abandonado Arabia Saudita, fue alojada en un refugio para víctimas de abusos domésticos dos semanas después de que otra joven lograra escapar del reino.

Dos semanas después de que la ciudadana saudita Rahaf Mohammed huyera de los maltratos de su familia, otra joven en Arabia Saudita escapó de su casa este lunes en un intento de huir de las agresiones de su padre.

Se trata de Nojoud al Mandeel, que, a diferencia de Rahaf, no ha salido del reino pero se encuentra alojada en un refugio para víctimas de abuso doméstico. La joven, cuya edad desconoce, contó en redes sociales que logró concretar su fuga a través de la casa de un vecino.

En un video que compartió en Twitter, Nojoud muestra la piscina de una propiedad vecina y afirma que se lanzó al agua desde la ventana de su dormitorio antes de que una amistad le ayudara a abandonar el sitio.


La joven indicó que esta no es la primera vez que trata de librarse de las agresiones en su contra: en un intento anterior, la Policía únicamente hizo que su padre firmara un documento en el que se comprometía a no volver a golpearla.

"No me digan que lo reporte a la Policía", expresó Nojoud en un audio publicado en redes sociales en árabe y traducido por AP. 

Una línea de asistencia a víctimas de abuso doméstico ayudó a la joven luego de que su historia se popularizara en la Red, y se reporta que su caso comenzó a ser revisado a nivel judicial.

Nojoud permanece alojada en un albergue, pero denuncia en Twitter que está siendo sometida a restricciones de movimiento.


La joven fue abordada en su destino por las autoridades sauditas y kuwaitíes por viajar sin permiso del familiar encargado de su tutela, que la denunció.
Rahaf aseguró a las autoridades que en caso de ser repatriada a Arabia Saudita la matarían, y se atrincheró en un hotel de la zona de tránsito del aeropuerto.
El 9 de enero, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) la reconoció como refugiada, y Canadá posteriormente le concedió asilo.


Etiquetas: