La OTAN, ante "su peor pesadilla hecha realidad"

  15 Julio 2018    Leído: 519
La OTAN, ante "su peor pesadilla hecha realidad"

Rusia "parece estar a la vanguardia" en ojivas de fragmentación y termobáricas para sus misiles guiados antitanque, sostiene un experto militar, que analiza las ventajas de este tipo de armas.

Los misiles guiados antitanque de Rusia pueden convertirse en "la peor pesadilla de la OTAN hecha realidad", sostiene el analista militar Charlie Gao en The National Interest.

Gao, experto en temas de defensa y de seguridad nacional, explica que el misil guiado antitanque (ATGM, por sus siglas en inglés) puede alcanzar un objetivo de unos metros de diámetro a distancias superiores a los cinco kilómetros. Si bien este nivel de precisión se usa normalmente para neutralizar tanques, a menudo es aprovechado por "operadores ingeniosos" para atacar muchos otros objetivos, como la infantería o incluso otros equipos de ATGM, señala el analista, que hace hincapié en la utilidad de las ojivas termobáricas o de fragmentación para este tipo de ataques.

Rusia, "a la vanguardia" en ojivas
Según el analista, EE.UU. solo dispone de un misil guiado antitanque basado en tierra que cuenta con una cabeza de guerra de este tipo: el BGM-71H 'Bunker Buster'.

Mientras tanto, Rusia "parece estar a la vanguardia" en cuanto a ojivas de fragmentación y termobáricas para sus ATGM, ya que "prácticamente todos los misiles" de su inventario —desde los pesados Ataka hasta los ligeros Metis-M— presentan modificaciones con estos tipos de cabezas de ataque, explica el analista.

El experto destaca el Kornet, que considera como "uno de los misiles anti-armadura más potentes y precisos". En combinación con sus capacidades de observación, las cabezas termobáricas lo convierten en "una poderosa herramienta antiacceso y de negación de área [anti-access/area denial o A2/AD, por sus siglas en inglés] contra la infantería", explica Gao.

Cadetes de un centro de entrenamiento para el uso en combate de las fuerzas de misiles y la artillería lanzan un misil Kornet durante una prueba. / минобороны.рф
El analista advierte que una unidad de infantería atacada por ATGM termobáricos a cinco kilómetros de distancia tendría dificultades para determinar de dónde provienen los disparos. Además, sistemas como Kornet y Metis-M son "bastante móviles", pudiendo ser transportado por pequeños grupos de dos o tres personas, por lo que pueden "actuar como un arma de precisión en una ofensiva", estima.

El mayor problema con estos misiles es el costo —mucho mayor que el de una munición de artillería o de rifles de francotirador—, si bien este "no es un factor para algunos actores estatales" que podrían utilizar este tipo de misiles para atacar a las fuerzas de EE.UU., concluye el autor del artículo.

RT


Etiquetas: OTAN