Alertan de una "desbandada" de los agentes de la Policía Nacional en Cataluña

  10 Mayo 2018    Leído: 1325
Alertan de una "desbandada" de los agentes de la Policía Nacional en Cataluña

 Cataluña perdió en los últimos dos años 560 agentes de Policía Nacional y solamente recuperó 30 plazas, según publica El Español.

De este modo, únicamente 2.700 de los 3.800 puestos que deberían formar la plantilla de la Policía Nacional quedan cubiertos.

El medio también señala que nueve de las diez comisarías con más plazas desiertas en todo el Estado español se encuentran en Cataluña.

"Miras a los agentes a los que se les ha concedido el traslado fuera de Cataluña y los ves llorando de felicidad, eso no tendría que ser así, pero es como estamos ahora aquí los policías nacionales", asegura uno de los agentes en declaraciones a El Español.


El medio califica el fenómeno de "síndrome del Este", en referencia al denominado "síndrome del Norte" que sufrían los agentes destinados al País Vasco en los años ochenta y noventa del siglo pasado.

Fuentes de los sindicatos policiales argumentan que "Cataluña nunca ha sido un destino atractivo para los agentes, y menos en los últimos años: la mayoría son de fuera".

"El catalán se mete en los Mossos d'Esquadra (Policía catalana), no en la Policía Nacional", continúan, "pero antes, los que llegaban se quedaban, echaban raíces porque en Cataluña se vivía bastante bien, pero ahora la cosa ha cambiado mucho y casi nadie quiere quedarse aquí" a raíz del proceso independentista.


Los sindicatos policiales también señalan como factores el elevado coste de vida en esta comunidad autónoma y la ausencia de complementos salariales por peligrosidad, que sí se cobran en el País Vasco, Ceuta, Melilla y Canarias.

El Español también indica que cada vez más agentes del cuerpo piden su traslado a otras comunidades autónomas.

"Psicológicamente estamos mal", revela otro agente consultado por el medio, que sostiene que en Cataluña "estamos mal mirados, somos pocos, cada vez se van más compañeros (…) La gente no nos quiere, pedimos largarnos pero no nos lo permite, es una situación en la que nunca acabas de ver la luz".

Una situación que, según este agente, "deriva en bajas psicológicas".

Muchos agentes, comenta, ya no quieren hacer más su trabajo y "en algunos casos" incluso se producen "suicidios".

Sputnik


Etiquetas: Cataluna