China está construyendo a toda marcha un hospital sobre una de las islas del archipiélago Spratly cuya propiedad se discute con Filipinas, Vietnam y Taiwán, según la prensa local.

  07 Junio 2016    Leído: 500
China está construyendo a toda marcha un hospital sobre una de las islas del archipiélago Spratly cuya propiedad se discute con Filipinas, Vietnam y Taiwán, según la prensa local.

El hospital está siendo levantado en tiempo récord en el arrecife de Yongshu, según el portal oficial Xinhuanet.

El centro estará acabado a finales de junio y abrirá poco después sus puertas, ha señalado Wang Zhiguang, director de un proyecto que contará con16.000 metros cuadrados más de 500 ingenieros han trabajado en un hospital que se habrá levantado en apenas tres meses.


El centro, que contará con maquinaria médica moderna, también permitirá que los expertos de la China continental puedan atender las consultas a través de vías de telecomunicaciones y realizar sus diagnósticos
.
Otras construcciones civiles incluyen una granja con 68 cerdos, según las informaciones citadas por el medio hongkonés South China Morning Post.

China asegura que las infraestructuras que está levantando en los terrenos que emergen del mar o en las islas artificiales tienen fines principalmente civiles que ayudarán a la navegación internacional.


En otras islas ha levantado faros como el situado en Mischief, que con 60 metros de alto se convertirá en la mayor construcción del archipiélago de las Spratly y podrá ser visto a una distancia de 20 millas náuticas.

Estados Unidos y el resto de países que discuten la propiedad de las islas acusan a China de buscar finalidades militares y de acelerar la construcción en ellas para apuntalar sus reclamaciones territoriales de forma unilateral.

Pekín reclama como suyo el 80 por ciento del mar del Sur de China basándose en sus propios cálculos, rebatidos por la mayoría de la comunidad internacional.

Filipinas ha planteado el asunto al Tribunal de Arbitraje de la Haya asegurando que los arrecifes, corales e islotes no revisten la categoría de islas, por lo que no es aplicable sobre ellos la regla internacional de las 200 millas náuticas de exclusión.

Está previsto que el tribunal dé su veredicto en pocas semanas y que sea contrario a las tesis chinas, pero Pekín ya ha advertido que no lo acatará.


Etiquetas: