"L’Opinion": Los separatistas armenios deponen las armas

  21 Septiembre 2023    Leído: 686
"L’Opinion": Los separatistas armenios deponen las armas

En menos de 24 horas, la ofensiva militar de Azerbaiyán cambió la situación. El jueves se iniciarán las conversaciones entre los separatistas y Bakú. Armenia quedó fuera del conflicto.

Los hechos

Las fuerzas separatistas armenias en Nagorno-Karabaj anunciaron el miércoles que habían aceptado los términos de un acuerdo de alto el fuego después de una serie de reveses contra el ejército azerbaiyano, que lanzó una operación “antiterrorista” la víspera. Según un comunicado de prensa de los separatistas, el acuerdo, propuesto por Rusia y efectivo a las 13.00 hora local de este miércoles, prevé la disolución y el desarme de las fuerzas armenias en la región, así como la retirada de las fuerzas armenias. El jueves se celebrarán debates entre representantes de la población y las autoridades azerbaiyanas sobre el futuro del territorio y de los armenios que allí viven.

Quizás se esté desarrollando el acto final del conflicto de Nagorno-Karabaj. La operación militar de Azerbaiyán, lanzada el martes a mediodía, parece haber alcanzado sus objetivos en menos de veinticuatro horas. Las fuerzas armenias no pudieron resistir y de facto capitularon. El miércoles se firmó un alto el fuego entre las dos partes y las conversaciones deberían comenzar el jueves en Yevlakh (Azerbaiyán).

Probablemente se producirán otros acontecimientos, pero el mapa geopolítico del Cáucaso acaba de cambiar ante nuestros ojos. A nivel local, los armenios de la región separatista de Nagorno-Karabaj son los vencidos, a pesar de las protestas internacionales. Pero, a escala regional – y salvo un derrocamiento político en Armenia – Rusia podría perder su influencia en su “exterior cercano”, es decir, su antiguo imperio.

Sobre el terreno, la situación había estado congelada desde el otoño de 2020, tras una primera derrota militar armenia. Lo único que quedó fue un pequeño enclave de aproximadamente 3.000 km², un departamento mitad francés, autoproclamado República de Artsaj desde 1991. Este territorio, separado de la República de Armenia por el “corredor de Lachin”, quedó bajo la protección de 2000 soldados rusos. Según el derecho internacional, Nagorno-Karabaj se encuentra en el territorio de Azerbaiyán, dentro de sus fronteras de 1991, heredadas de la división soviética. Según los armenios, Nagorno-Karabaj está poblado por 120.000 habitantes, cifra que cuestiona Azerbaiyán, que habla de 50.000.

"Línea roja"

La elección, el 9 de septiembre, de un nuevo "presidente" de "Artsaj" fue “una línea roja” para Bakú, asegura Elchin Amirbayov, asesor de la presidencia de Azerbaiyán. Las tensiones iban en aumento desde el 12 de julio, con el bloqueo de la región decretado por Bakú, que provocó una crisis humanitaria. Según Azerbaiyán, el detonante de una operación largamente preparada fue la muerte el lunes de once personas a causa de minas colocadas por el ejército armenio.

Azerbaiyán acusa a Armenia de haber mantenido un contingente de unos 10.000 soldados en Nagorno-Karabaj, de los cuales 3.000 reclutados localmente, algo que Ereván, capital de Armenia, negó, sin resultar realmente convincente. Esta presencia era contraria a los acuerdos de 2020. Es esta fuerza armada la que atacó la operación “antiterrorista” lanzada el martes. La superioridad militar de Azerbaiyán es indiscutible. El país cuenta con el apoyo particular de Türkiye e Israel.

En menos de veinticuatro horas, sus drones y artillería atacaron activos militares (radar, guerra electrónica, sistemas antiaéreos), la mayoría de origen ruso, y sin duda neutralizaron 90 posiciones de combate en la línea de contacto. Bakú asegura que sus tropas no tenían intención de penetrar en ciudades y pueblos poblados por armenios. Todavía no tenemos un balance humano definitivo. Fuentes armenias hablan de al menos 32 muertos, entre ellos siete civiles.

¿Cuál será ahora el destino de esta población armenia dentro de la República de Azerbaiyán? Las autoridades de Bakú aseguran que puede quedarse allí y están considerando su reintegración mediante conversaciones con sus representantes. Sin embargo, los miedos y el odio mutuos, legado de una larga historia de violencia, no auguran nada bueno para el establecimiento de un clima de confianza. Bajo presión, ¿dejará estas tierras en las que ha vivido durante mucho tiempo para refugiarse en la vecina República de Armenia? Es demasiado pronto para decirlo.

"Error histórico"

Esta nueva derrota tendrá consecuencias en la propia Armenia. El martes por la noche, los manifestantes rodearon la sede del gobierno y exigieron la dimisión del primer ministro Nikol Pashinian. Tan pronto como Azerbaiyán atacó el martes, expresó su intención de mantenerse al margen del conflicto, advirtiendo "contra fuerzas internas y externas que intentan arrastrar a Armenia a una escalada militar". Este líder democrático y pro occidental incluso mencionó la amenaza de un “golpe de Estado” por parte de elementos más radicales.

Desde su independencia en 1991, Armenia se ha beneficiado de la protección de Moscú, cuyo ejército y guardias fronterizos están presentes en su territorio. El apoyo ruso incluso permitió a Armenia ganar la primera guerra de Nagorno-Karabaj (1988-1994) contra Azerbaiyán. Las derrotas de 2020 y 2023 le demuestran que “los seguros de vida rusos ya no funcionan”, según un diplomático europeo. El martes, el contingente ruso se mantuvo firme ante el ataque azerbaiyano, contentándose con ayudar a los civiles a evacuar las zonas bajo fuego.

El primer ministro Pashinián podría aprovechar esto para acelerar el giro de su país hacia Occidente, alejándose cada vez más de Moscú. “Nuestra dependencia de Rusia para nuestra seguridad fue un error histórico”, confió el 3 de septiembre, mientras se desarrollaban en Armenia ejercicios militares con Estados Unidos. Sin embargo, las corrientes prorrusas siguen teniendo influencia en el país. Con la derrota de Nagorno-Karabaj, podrían avivar las brasas nacionalistas en un intento de derrocar a Pashinián. Antes de ser elegido y reelegido, llegó al poder en 2018 tras la revolución democrática, poco apreciada en el Kremlin.

Por Jean-Dominique Merchet


Etiquetas:


Noticias