Respuestas a los oscuros "porqués" del  cerebro armenio - VIDEO

  25 Diciembre 2022    Leído: 629
 Respuestas a los oscuros "porqués" del    cerebro armenio -  VIDEO

¿Por qué los armenios protestan por el control ambiental en dos depósitos  en Karabaj? ¿Por qué están de acuerdo en que "120.000 personas" en Khankendi se enfrentan a privaciones como afirman, pero en contra del monitoreo en dos depósitos?  ¿Por qué toleran el cierre de carretera, organizan acciones en todo el mundo, plantean el problema ante el Consejo de Seguridad de la ONU, pero no están de acuerdo con la solución más simple y fácil?

Después de todo, ¿qué podría ser tan aterrador para los armenios sobre el monitoreo en dos depósitos que hacen que el problema sea tan difícil? Esta es una de las preguntas más importantes del día.

A primera vista, la situación realmente recuerda al teatro del absurdo. Pero si escucha atentamente las declaraciones hechas por los armenios, queda claro por qué hicieron que un tema tan simple como el monitoreo ecológico fuera tan difícil y casi lo convirtieron en un tema de "vida o muerte".

Las razones que convierten el corredor en un callejón sin salida

De la entrevista del politólogo armenio David Stepanyan con la periodista georgiana Gela Vasadze, es posible captar varias razones. El politólogo admite abiertamente un lado de la cuestión: “…Porque después de que los dejen monitorear las minas, allí descubrirán violaciones muy graves. Una vez que aparezcan en Kashen, encontrarán cientos de violaciones...”

Lo primero que está claro es que hay problemas ambientales realmente serios en los depósitos de Demirli y Kizilbulag, que los armenios llaman "Kashen". En primer lugar, por eso no quieren dejar ahí el monitoreo ambiental. Sin embargo, es claro a priori que no se trata solo de ecología: si esos yacimientos son de alguna manera explotados, esto ya es una violación. Porque están ubicados en el territorio de Azerbaiyán reconocido oficialmente por la ONU.

Luego, Stepanyan dice: "...Luego exigirán presencia permanente allí, luego aparecerá la policía de Azerbaiyán, luego dirán que los yacimientos son de ellos, luego exigirán el cambio de propietario y, finalmente, que la landera de Azerbaiyán ondee en Khankendi".

Como puede ver, los armenios consideran el problema ambiental que planteamos como la cuestión política "¿De quién es Karabaj?". Sin embargo, nos propusimos avanzar, dejando de lado esta pregunta, cuya respuesta es inequívoca.

Los medios armenios escriben abiertamente que los depósitos en Karabaj no pertenecen a Azerbaiyán, sino al cuerpo separatista de los armenios locales, y son las minas "más explotadas legalmente" del mundo. En otras palabras, llevan la cuestión ambiental al nivel de negar la soberanía de Azerbaiyán sobre Karabaj. En este caso, por supuesto, cambia el color de la cuestión.

Pero las interpretaciones de los armenios no terminan ahí. David Stepanyan dice claramente que el objetivo principal es el corredor de Zangezur: "Azerbaiyán dijo hace unos meses que el estado de los corredores de Lachin y Zangezur debería ser igual. Quieren un corredor a través de Mehri. ¡Pasando por Mehri! Este es un momento importante, porque servirá para separar a Armenia de Irán".

Aclaremos: no "hace unos meses", sino hace exactamente un año, el 14 de diciembre de 2021, el presidente Ilham Aliyev dijo en la conferencia de prensa celebrada en Bruselas junto con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que el régimen legal del corredor Zangezur debería ser el mismo que el del corredor de Lachin: "La Declaración Tripartita establece claramente que Azerbaiyán proporciona seguridad y acceso sin obstáculos para las relaciones entre Karabaj y Armenia, y Armenia debe proporcionar el mismo acceso y seguridad sin obstáculos para las relaciones entre Azerbaiyán y la República Autónoma de Najicheván. Hoy, no hay aduanas en el corredor de Lachin. Por lo tanto, no debería haber aduanas en el corredor de Zangezur. Si Armenia insiste en utilizar sus autoridades aduaneras para controlar la carga y las personas, insistiremos en lo mismo en el corredor de Lachin. Esto es lógico y la decisión debe ser tomada por Armenia. Estamos listos para ambas opciones, ya sea sin aduanas o con aduanas en ambos corredores".

Como puede ver, no hay nada nuevo o inusual en esta solicitud de Azerbaiyán: todo fue planeado de esta manera desde el principio. No está claro por qué Stepanyan pretende haber descubierto América mientras dice esto. Además, tanto la lógica como la justicia exigen esto: si al lado perdedor en una guerra se le da un corredor sin supervisión, ¿por qué el lado ganador debería ir y venir a su tierra bajo el control del perdedor? ¡Tal cosa nunca ha sucedido en la historia!

El gran problema de la "pequeña invasión"

Es interesante que el asunto no termina ahí para la parte armenia: queda claro a partir de las siguientes declaraciones de Stepanyan por qué el tema de la delimitación y demarcación de las fronteras ha chocado contra la pared.

El hecho es que siete aldeas en el enclave armenio de la región de Gazakh han sido ocupadas desde principios de la década de 1990: Baghanis Ayrim, Kheyrimli, Barkhudarlı, Sofulu, Yukhari Eskipara, Gizil Hajili, Ashaghi Eskipara. Los armenios primero ocuparon Baghanis Ayrim en marzo de 1990 porque está ubicado en la carretera Ijevan-Noyamberyan y tiene una importancia estratégica especial. Hoy, ese camino también conecta Armenia y Georgia.

Está claro por las palabras de Stepanyan que no están de acuerdo con el control de ese camino por parte de Azerbaiyán. Por lo tanto, Ereván insiste en utilizar los mapas de 1929 durante la delimitación. Los detalles aún se desconocen, pero parece que 7 aldeas no se muestran como territorio administrativo de la República Socialista Soviética de Azerbaiyán en esos mapas. En los mapas de 1991, fueron definitivamente marcados como territorio de Azerbaiyán.

Pero en este momento, surge una pregunta: ¡Después de todo, el liderazgo armenio afirma reconocer la integridad territorial de Azerbaiyán con las fronteras de 1991! Resulta que hablan de una cosa por delante y de otra por detrás.

Lo importante es que, independientemente de cuándo y cómo se muestren en los mapas soviéticos, esos pueblos son tierras históricas de Azerbaiyán, su ocupación estuvo acompañada de una limpieza étnica despiadada y terribles tragedias humanas. ¿Cómo puede Azerbaiyán renunciar a sus tierras históricas y legales?

Así, los detalles detrás de la interrupción del proceso de paz quedan claros:
• Los armenios exigen que la carretera de Lachin siga siendo un corredor, pero se niegan rotundamente a darle un corredor a Azerbaiyán;
• No quieren reconocer el derecho de Azerbaiyán a controlar los territorios controlados temporalmente por las fuerzas de paz rusas;
• Se niegan a devolver 7 aldeas ocupadas de la región de Gazakh.

En este caso, por supuesto, no será posible definir las fronteras, ni firmar un tratado de paz. Desafortunadamente, los armenios aún no han aprendido una lección importante: si no quieres estrechar la mano que se te extiende, entonces la próxima vez esa mano puede regresar en forma de puño.

Por Vusal Mammadov


Etiquetas:


Noticias