Daily Sabah : Azerbaiyán y Armenia están comprometidos con una solución pacífica del conflicto

  07 Junio 2022    Leído: 1048
  Daily Sabah  : Azerbaiyán y Armenia están comprometidos con una solución pacífica del conflicto

El sitio dailysabah.com publicó un artículo en inglés, que reza que después de 30 años de conflicto por Karabaj, Bakú y Ereván han emprendido el camino de lograr la paz.

AzVision.az les ofrece una traducción del artículo.

La disputa territorial inconclusa por la región de Karabaj dificulta la normalización de las relaciones entre Armenia y Azerbaiyán, sin embargo, según los expertos, hoy existe una oportunidad histórica para llegar a un acuerdo de paz si se resuelven todas las divergencias.

Muchos politólogos están seguros de que después de 30 años de conflicto por Karabaj, Bakú y Ereván han emprendido el camino hacia la paz. Esto, creen, se evidencia en la retórica del lado armenio.

“Karabaj ciertamente ha sido un elemento central de las disputas entre Armenia y Azerbaiyán y una manzana de la discordia desde 1988. Todos los demás temas están directa o indirectamente relacionados con el problema de Karabaj: integridad territorial, conflictos fronterizos, comunicaciones de transporte”, dijo Rusif Huseynov, director del grupo de expertos Topchubashev en Bakú, en una entrevista con el portal turco Daily Sabah.

En una entrevista con la misma publicación, Emil Avdaliani, profesor de la Universidad Europea en Georgia, empleado del centro analítico Geocase, señaló que Ereván ha llegado a un punto en el que entiende que es hora de firmar un determinado documento con Azerbaiyán, lo que, idealmente, podría poner fin al enfrentamiento entre ambos países.

“Es difícil predecir si esto se convertirá en un acuerdo de paz final, pero algunos indicios en la retórica del gobierno armenio apuntan a un cambio en el pensamiento público. Muchos expertos, incluido yo mismo, creemos que Ereván, al parecer, está de acuerdo en ver a Karabaj dentro de las fronteras de Azerbaiyán, alegando solo su autonomía cultural”, cree Avdaliani.

Al mismo tiempo, R. Huseynov, como condición para avanzar, propone considerar varios temas para establecer la paz en bloques separados.

“Este puede ser el inicio del proceso de demarcación de fronteras, trabajar en los temas de desbloqueo de vías de comunicación y transporte, reconocimiento mutuo de la integridad territorial. Estos puntos están en la agenda, por lo que creo que estos tres o cuatro puntos, que se reflejan en las propuestas de Azerbaiyán para un acuerdo de paz, pueden considerarse como los más importantes”, dijo.

Como se sabe, en abril, tras la reunión en Bruselas de Ilham Aliyev y Nikol Pashinián con la participación del presidente del Consejo Europeo de la UE Charles Michel, el presidente de Azerbaiyán anunció que Armenia había aceptado una propuesta de cinco puntos para normalizar las relaciones entre los dos países. Los líderes de los estados acordaron crear grupos de trabajo para preparar un acuerdo de paz, así como una comisión conjunta sobre delimitación de fronteras y comunicaciones de transporte.

A fines de mayo, Ilham Aliyev anunció que Bakú y Ereván habían acordado abrir el Corredor de Zangezur, incluida la construcción de vías férreas y carreteras. Recuerde que Zangezur era parte de Azerbaiyán antes de que la Rusia soviética transfiriera esta región a Armenia en 1920, lo que, en particular, condujo a la privación de Azerbaiyán de comunicación terrestre directa con Najicheván.

Después de la finalización de la construcción del ferrocarril en el marco del Corredor de Zangezur, los azerbaiyanos podrán viajar libremente en tren a Irán a través del territorio de Armenia y Najicheván. Esta ruta ferroviaria también conectará Turquía con Rusia a través de Azerbaiyán. Las relaciones entre las dos ex repúblicas soviéticas, Azerbaiyán y Armenia, se han mantenido tensas desde 1991, cuando el ejército armenio ocupó Nagorno Karabaj, un área reconocida internacionalmente como parte de Azerbaiyán, y siete regiones azerbaiyanas adyacentes. Nuevas hostilidades se desarrollaron el 27 de septiembre de 2020 tras las provocaciones de los separatistas armenios, y durante la guerra de 44 días, Azerbaiyán liberó varias de sus ciudades y más de 300 asentamientos, que habían estado bajo ocupación armenia durante casi 30 años. Después del final de las hostilidades, Azerbaiyán presentó una iniciativa para una restauración a gran escala de la región liberada de Karabaj.

Sin embargo, el consentimiento del primer ministro armenio a la firma de un tratado de paz final con Azerbaiyán de acuerdo con los principios presentados por  Bakú, que Pashinián dio en la cumbre de Bruselas, provocó el descontento entre una cierta parte de la sociedad armenia. Desde mediados de abril, las protestas antigubernamentales se han apoderado de Ereván, en las que las fuerzas revanchistas y de oposición exigieron la renuncia de Pashinián "por su disposición a hacer concesiones a Azerbaiyán en detrimento de los intereses estatales".

Pashinián, bajo presión de ambos lados

El politólogo georgiano Avdaliani cree que las tensiones en Ereván son provocadas por los requisitos previos para un acuerdo de paz entre Azerbaiyán y Armenia. Huseynov comparte su opinión y señala que “esto es lo que provocó las protestas en Armenia, que ahora están creando una situación difícil para su gobierno. Pero es probable que el primer ministro y su equipo capeen la tormenta, ya que la mayoría de la sociedad armenia no quiere que la vieja guardia, que organizó las manifestaciones antigubernamentales actuales, regrese al poder. Al mismo tiempo, las autoridades tanto de Bakú como de Ereván pretenden llegar a un acuerdo de paz definitivo. Es cierto que esta decisión es criticada, especialmente en Armenia”. El experto enfatiza que Pashinián se enfrenta actualmente tanto a la resistencia interna como a la presión del Kremlin. Además, algunas fuerzas políticas, que desafían a Pashinián en Ereván, son conocidas por sus vínculos con Moscú.

Por lo tanto, si el primer ministro armenio logra permanecer en su escaño y puede avanzar en su programa de normalización de las relaciones, es posible que pronto veamos algunos avances positivos y un avance en el acercamiento armenio-azerbaiyano. Las manifestaciones de la oposición en Armenia volvieron a ser un obstáculo. No tan a gran escala, pero capaces de interrumpir o retrasar el proceso de normalización.

Peligro y oportunidad para el Cáucaso Sur

En noviembre de 2020, Rusia negoció una declaración tripartita que puso fin a la Segunda Guerra de Karabaj. Ahora, sin embargo, es la UE, no Rusia, la que está reuniendo a los dos países para un diálogo vital al mismo tiempo que presiona política y económicamente a Moscú por la guerra en Ucrania.

“La invasión rusa de Ucrania y el lento avance de las Fuerzas Armadas rusas en el Donbas representan tanto un peligro como una oportunidad para el Cáucaso Meridional y las relaciones entre Armenia y Azerbaiyán. El peligro radica en una posible escalada militar, y la posibilidad es que Rusia no esté interesada en intensificar los esfuerzos de mantenimiento de la paz para lograr una paz final entre Azerbaiyán y Armenia. Mientras tanto, la Unión Europea ya ha logrado un progreso significativo en la reconciliación de los dos países mediante la celebración de una serie de conversaciones entre Armenia y Azerbaiyán”, señala Avdaliani, sin excluir que Rusia está preocupada por la pérdida de iniciativa y, por sus propios intereses, puede tratar de agravar la situación por medios militares.

En general, según el experto georgiano, la posición de Rusia en el sur del Cáucaso es actualmente poco envidiable. “Moscú puede ver la única forma de mantener su dominio en el uso de la fuerza. Pero este no es un instrumento importante de influencia, porque tan pronto como un país se debilita en casa, la necesidad de sus bases militares en el exterior puede desaparecer rápidamente”, resume él.


Etiquetas:


Noticias