Ingenuity al límite: la NASA aprueba alargar los vuelos de prueba en Marte

  02 Mayo 2021    Leído: 1909
  Ingenuity al límite:   la NASA aprueba alargar los vuelos de prueba en Marte

El helicóptero ampliará su ventana de operaciones hasta finales de agosto, donde dará apoyo al rover Perseverance y mirará aún más de cerca la superficie del planeta rojo.

Todo comenzó hace una década, tras una «loca idea» de algunos ingenieros de la NASA, según confesaba Thomas Zurbuchen, administrador asociado de Ciencia de la NASA, durante la rueda de prensa en la que se explicó cómo el helicóptero Ingenuity había hecho historia en Marte, convirtiéndose en el primer vehículo aéreo teledirigido en otro mundo. Desde entonces se han completado otros tres vuelos más, cada uno más complicado y peligroso que el anterior. E Ingenuity ha superado todas las expectativas. Tanto que la NASA ha decidido ampliar el número de pruebas hasta finales de agosto, más si el dron sigue respondiendo como hasta ahora.

En rueda de prensa online, los responsables de Ingenuity y Perseverance han explicado que la nueva fase comenzará después de que el helicóptero complete la cuarta y quinta pruebas. La decisión es fruto del adelanto en las tareas del rover Perseverance, y que sus primeras exploraciones serán cerca del lugar de aterrizaje, donde los científicos ya han visto algunos sitios en los que se podrían recabar las primeras muestras de roca de cara al principal objetivo de la misión: encontrar evidencias de vida pasada en Marte, en el cráter Jezero, un antiguo delta en el que se piensa que hace mucho tiempo hubo vida, al menos microbiana. Además, los buenos resultados de Ingenuity en sus sistemas de energía, telecomunicaciones y de navegación en vuelo han propiciado seguir adelante con las pruebas. Todo sin afectar significativamente la programación del rover, ya que el cambio de una demostración de tecnología a una demostración de operaciones significa que el helicóptero requerirá menos apoyo del equipo del Perseverance, del que se convertirá en su nuevo aliado para buscar signos de vida antigua.

«Con el viaje corto, ya hemos comenzado nuestro traslado hacia el sur, hacia un lugar que el equipo científico cree que es digno de investigación y nuestro primer muestreo», ha afirmado Ken Farley, científico del proyecto del rover Perseverance de Caltech en Pasadena, California. «Pasaremos los próximos doscientos soles ejecutando nuestra primera campaña científica en busca de afloramientos rocosos interesantes a lo largo de este parche de 2 kilómetros del suelo del cráter antes de dirigirnos probablemente al norte y luego al oeste hacia el delta del río fósil del cráter Jezero».

Objetivos cumplidos
«Teníamos tres objetivos en la misión del Ingenuity: probar que podíamos diseñar una aeronave y que funcionaría en los laboratorios terrestres, pero imitando las condiciones de Marte; que podríamos hacerlo volar sobre el planeta rojo; y que la comunicación con el rover Perseverance y luego con la Tierra funcionan bien. Y ya con el tercer vuelo de prueba demostramos todo esto», ha explicado Lori Glace, directora de la División de Ciencia Planetaria de la NASA, quien calificaba de «tremendo éxito» del equipo de ingenieros todo el trabajo que el pequeño helicóptero, de apenas 1,8 kilogramos, está llevando a cabo sobre la superficie de Marte.

Ingenuity es una demostración de tecnología; es decir, solo ha sido enviado a Marte para probar que los equipos humanos pueden llevar a cabo un vuelo controlado en otro mundo y no a hacer ciencia -de eso se encargará su compañero 'mayor', el rover Perseverance-. Las pruebas 'in situ' sobre Marte se han ido complicando cada vez más: primero se elevó dos metros sobre el suelo; después cinco; en la tercera prueba demostró que podía desplazarse horizontalmente; el cuarto vuelo ha llevado a Ingenuity en un recorrido de 266 metros de ida y vuelta; y el quinto, que se producirá la próxima semana, cuando el helicóptero vuele aún más lejos y más rápido hasta su nuevo 'aeródromo', donde practicará más maniobras de precisión, un mayor uso de sus capacidades de observación aérea y más riesgo en general.

De hecho, según la NASA, con los datos que ya poseen de las tres primeras pruebas, los ingenieros pueden empezar ya a vislumbrar y diseñar las aeronaves del futuro. «Una de las cosas que más nos ha sorprendido ha sido la perfección de todos y cada uno de los vuelos de Ingenuity -explicaba Mimi Aung, gerente de proyecto de Ingenuity Mars Helicopter en JPL de la NASA. «Los modelos previos que teníamos de cómo iba a reaccionar el helicóptero sobre Marte coinciden casi a la perfección con los resultados que hemos obtenido, lo que nos indica que vamos por muy buen camino».

«Aunque todo va genial, Ingenuity no está hecho para misiones de larga duración», ha afirmado Bob Balaram, ingeniero jefe del proyecto Mars Helicopter. «Las pruebas se podrían extender unos meses, pero los componentes no están preparados para aguantar demasiado tiempo en Marte». No hay que olvidar que volar en el Planeta Rojo es toda una proeza: además de los vientos, su atmósfera es mucho más delgada que la nuestra (alrededor del 1% de la densidad de la atmósfera de la Tierra) y sus heladas noches pueden afectar a los sistemas de la aeronave. Además, no puede ser controlado directamente por los ingenieros del JPL, sino que, debido a los retrasos en las comunicaciones con la Tierra, las órdenes deben enviarse con mucha anticipación, y los datos regresan mucho después de que se produzca cada vuelo.

Un nuevo camino se inicia
Ahora, el nuevo objetivo pasa por realizar observaciones aéreas de objetivos científicos de rover, posibles rutas para Perseverance y caminos inaccesibles, al mismo tiempo que captura imágenes para mapas de elevación digitales. «Las lecciones aprendidas de estos esfuerzos proporcionarán un beneficio significativo a los futuros planificadores de misiones», afirman desde la NASA, que aclara que estos vuelos de exploración «son una ventaja y no un requisito para que Perseverance complete su misión científica».

«Apreciamos mucho el apoyo del equipo del Perseverance durante nuestra fase de demostración de tecnología», ha remarcado Aung. «Ahora tenemos la oportunidad de devolverles el favor, demostrando para futuras misiones robóticas e incluso tripuladas los beneficios de tener un socio cerca que pueda brindar una perspectiva diferente, una desde el cielo».

abc


Etiquetas: