Si echamos un vistazo a la historia veremos todas las masacres cometidas por los armenios contra los azerbaiyanos

  25 Febrero 2021    Leído: 1071
Si echamos un vistazo a la historia veremos todas las masacres cometidas por los armenios contra los azerbaiyanos

En vísperas del aniversario del genocidio de Joyalí, se celebró en el Museo Judío y Centro de Tolerancia una conferencia internacional titulada "Lecciones de la historia y el papel de la juventud moderna en la prevención de los crímenes contra la humanidad".

El evento fue organizado por la Unión de Jóvenes de Azerbaiyán de Rusia conjuntamente con el Movimiento Judío Juvenil "ALEF" y apoyado por la Oficina de Rusia de la Fundación Heydar Aliyev y la Embajada de Azerbaiyán, informa AZERTAC.

Representantes de Rusia, Azerbaiyán, Israel y Alemania participaron en la conferencia celebrada en formato mixto.

El embajador de Azerbaiyán en Rusia, Polad Bulbuloglu, inauguró la conferencia diciendo que hoy los azerbaiyanos conmemoran el aniversario del genocidio de Joyalí como una nación victoriosa. Gracias a su valeroso ejército, a sus valientes hijos, bajo el mando del fuerte y sabio Comandante en Jefe, Azerbaiyán obtuvo la tan esperada victoria.

Al relatar la historia del conflicto de Nagorno-Karabaj, el embajador dijo que la tragedia de Jodzhali fue la más grande y sangrienta, pero que, por desgracia, no fue la única página trágica durante la primera guerra de Karabaj. Dirigiéndose a los jóvenes, declaró: "Quiero llamar su atención sobre el hecho de que ahora mismo, ante nuestros ojos, continúa la falsificación de la historia de Azerbaiyán. Desgraciadamente, en la prensa rusa han aparecido declaraciones en las que se afirma que la primera guerra de Karabaj se inició supuestamente a partir de los sucesos de Sumgayit. Me gustaría recordar que la primera sangre se derramó no en Sumgayit.

Ocurrió mucho antes. El 22 de febrero de 1988, dos jóvenes azerbaiyanos fueron asesinados en el distrito de Askeran, lo que provocó una amplia respuesta pública en Azerbaiyán. La numerosa población azerbaiyana se vio cada vez más obligada a abandonar Armenia: se cerraron las escuelas azerbaiyanas, se despidió masivamente a los azerbaiyanos de sus puestos de trabajo, no se les aceptó en los hospitales, se escucharon constantes amenazas en las calles y en los lugares públicos.

Incluso antes, el 24 de abril de 1983, los extremistas armenios que en así llamado "Día del Genocidio" cometieron una masacre en Zengibasar (actual distrito de Masis) atacaron a la familia de azerbaiyanos Gafarov durante su boda y mataron a 4 personas e hirieron a decenas de azerbaiyanos. Pero, a pesar de las numerosas denuncias y llamamientos, la policía local y la administración no respondieron de ninguna manera a estas quejas. Incluso después de recurrir a los órganos de la Unión, no se inició ninguna causa penal.

Ya en 1986, casi la mitad de la población fue expulsada de la región armenia de Kafan. En octubre de 1987, a la dimisión de Heydar Aliyev del cargo del Consejo de Ministros de la URSS le siguió el desalojo masivo de azerbaiyanos de todo el territorio de Armenia. Al mismo tiempo, los mítines antiazerbaiyanos en Ereván pedían "limpiar Armenia de turcos".

En el distrito de Gukar de Armenia (actual provincia de Lori) se produjeron terribles acontecimientos. En la noche del 27 de noviembre de 1988, los soldados armenios atacaron la aldea de Vartanli. Allí 13 azerbaiyanos fueron quemados vivos y más de 70 personas fueron brutalmente asesinadas.

Las atrocidades contra los azerbaiyanos también tuvieron lugar en Gumri. De los 21.000 residentes del distrito de Amasya, 18.000 eran azerbaiyanos, que también fueron expulsados de sus tierras a causa de la limpieza étnica. Y lo más sorprendente fue que los dirigentes de la Unión Soviética, con Gorbachov a la cabeza, fingieron que no pasaba nada. Todas las quejas de los azerbaiyanos a la central sindical quedaron sin respuesta o recibieron respuestas formales.

En enero de 1988, los refugiados azerbaiyanos procedentes de Armenia -heridos, agotados y asustados- comenzaron a llegar por miles a Bakú. En total, más de 200 mil azerbaiyanos fueron expulsados de Armenia. Todas estas personas, que perdieron sus bienes de la noche a la mañana, se concentraron en Bakú y Sumgayit. La parte azerbaiyana intentaba aliviar la tensión social, pero el dolor, la rabia, el resentimiento, la gravedad de la pérdida por la muerte de familiares y allegados no podían olvidarse.

Sin embargo, la expulsión de los azerbaiyanos del territorio de Armenia fue sólo el comienzo del gran plan de los separatistas armenios. A la segunda etapa le siguió la limpieza étnica de Alto Karabaj (Nagorno Karabaj) y luego de 7 distritos habitados por azerbaiyanos.

Recientemente, aparecieron en Internet imágenes de un campo de concentración formado por residentes de la aldea de Garadaghli, donde tuvo lugar una de las más sangrientas masacres de civiles. El 7 de febrero de 1992, 68 habitantes de la aldea fueron asesinados de la manera más brutal, 49 fueron tomados como cautivos, hasta la fecha no hay ninguna informción sobre el destino de algunos de ellos.

En el pequeño pueblo de Agdaban, en la región de Kalbajar, que cuenta con 460 habitantes, 99 personas fueron asesinadas y 140 resultaron heridas en febrero de 1992.

Y por fin, en la noche del 25 al 26 de febrero de 1992 tuvo lugar una de las más brutales masacres de la población pacífica de Azerbaiyán en Joyalí y sus alrededores".

La doctora en filosofía Tamilla Ahmadova, directora de la Oficina de Programas Humanitarios de la Fundación Heydar Aliyev en Rusia, dijo que la tragedia de Joyalí es una de las páginas más dolorosas de la historia azerbaiyana.

"El dolor por la pérdida y el recuerdo de las víctimas impulsó la creación del movimiento "Justicia para Joyalí" en 2008. Este movimiento fue iniciado y liderado por la Vicepresidenta de la Fundación Heydar Aliyev Leyla Aliyeva. Los activistas de este movimiento eran estudiantes, jóvenes, la parte más activa de la sociedad. Las jóvenes generaciones de azerbaiyanos, junto con sus compañeros de todo el mundo, están difundiendo la verdad y haciendo todo lo posible para que una tragedia así no vuelva a ocurrir. Y creemos que todos juntos serán capaces de lograr este objetivo".

Destacó que este aniversario de conmemoración de las víctimas de Joyalí es especial. El valiente ejército de Azerbaiyán devolvió al país las tierras originales de Azerbaiyán, dio la libertad a Karabaj, devolvió la esperanza a los que llevaban treinta años esperando volver a sus tierras natales. "Desgraciadamente, el conflicto del Karabaj no se resolvió de forma pacífica, unos 3.000 hijos de Azerbaiyán dieron su vida por la independencia y la integridad de la patria sin dudarlo. ¡Un recuerdo eterno para ellos! El pueblo azerbaiyano siempre recordará y estará orgulloso de sus héroes", subryó T.Ahmdova.

Se pronunciaron conferencias sobre los temas "Genocidio de Joyalí: tragedia del siglo XX", "Holocausto: memoria y prevención", "Papel de la juventud: trabajo de preservación de la memoria histórica, fomento del patriotismo y cultura de la comunicación internacional".


Etiquetas: