Barcelona vive con menor tensión su sexta noche de protestas por el encarcelamiento de Hasél

  22 Febrero 2021    Leído: 583
Barcelona vive con menor tensión su sexta noche de protestas por el encarcelamiento de Hasél

Barcelona ha vivido este domingo por sexto día consecutivo protestas por el encarcelamiento del Pablo Hasel con una manifestación que congregó a un millar de personas y en la que los principales incidentes se vivieron en la Via Laietana, donde los violentos lanzaron todo tipo de objetos a los Mossos d'Esquadra y la Policía Nacional que custodiaban la Jefatura Superior de la Policía.

Los Mossos d'Esquadra preveían nuevos incidentes como los acaecidos ayer sábado después de que unas 8.000 personas marcharan desde la plaza Universidad para pedir la puesta en libertad del cantante en la que fue la protesta más numerosa desde el pasado martes cuando empezaron las manifestaciones.


Sin embargo, la tensión distó mucho de la vivida el sábado sin que se produjeran enfrentamientos cuerpo a cuerpo entre manifestantes y antidisturbios. Ocho personas fueron detenidas en Barcelona, cinco de las cuales por robos en tiendas y tres por desórdenes públicos, según fuentes policiales. 

 La mayoría de las detenciones se produjeron en el Paseo de Gracia, donde algunos de los detenidos rompieron los cristales de una tienda de ropa y robaron en ella. Durante su detención, un mosso resultó herido leve. Además, otros seis agentes resultaron heridos por los incidentes en la capital catalana. En la Gran Via se detuvo a una persona por lanzamiento de botellas y vidrios a los agentes.

El inicio de la manifestación comenzó este domingo en otro de los puntos neurálgicos de Barcelona: la estación de Sants. La plataforma ACABem la partida convocó a las 19 horas una concentración a través de Telegram en este punto de la ciudad. Los Mossos d'Esquadra recomendaron a los comerciantes de la zona el cierre de sus establecimientos desde primera hora de la tarde en previsión de incidentes.


La policía catalana desplegó un fuerte dispositivo de seguridad frente a la estación de Sants con unos 15 furgones para evitar cualquier acto de vandalismo en uno de los puntos neurálgicos de transporte de la capital catalana, donde han empezado a llegar manifestantes.

Los agentes practicaron identificaciones entre las personas que se han acercado a la plaza, han filtrado los accesos a la estación, revisando mochilas y bolsos, y han cerrado las entradas a las líneas de metro que hay en su interior. Todo ello con el objetivo de evitar que pueda haber disturbios en el interior de una estructura básica de transporte.

Dos manifestantes muestran una pancarta durante la concentración frente a la Estación de Sants este domingo.

Los manifestantes, unos mil según el Ayuntamiento, intentaron ir hacia la Plaza de España pero se encontraron que un cordón policial en la calle Tarragona frente a la Plaza dels Països Catalans impedía el acceso, por lo que los manifestantes continuaron la marcha, pacífica y sin incidentes destacables, por la avenida de Roma hacia la Gran Vía para concentrase en la  Plaza de Urquinaona y avanzar hacia la Via Laietana.

Los primeros incidentes se produjeron hacia las 20.30 horas frente a la Jefatura Superior de Policía en la Vía Laietana, donde un pequeño grupo de violentos han lanzado objetos como pequeños contenedores de basura, botellas de vidrio y algún petardo contra los Mossos d'Esquadra y los policias nacionales que la custodiaban separados de los manifestantes por numerosas vallas metálicas.


Los radicales lanzaron también a los agentes de la Policía Nacional diversos elementos del mobiliario urbano e incluso una bengala, que los agentes apartaron sin dificultades.

Tras media hora de lanzamiento de objetos contra los antidisturbios, estos bajaron de las furgonetas para desalojar de manifestantes la Via Laietana y obligarlos a retroceder hacia la Plaza Urquinaona primero y posteriormente hacia la Plaza de Catalunya, donde la manifestación se fue disolviendo y los mossos desmontaron algunas barricadas.

En la Rambla de Catalunya, los violentos protagonizaron actos vandálicos, que también se han producido en el Paseo de Gracia, donde hubo destrozos en algunas tiendas y se repitieron los saqueos por segundo día consecutivo. A las diez de la noche, coincidiendo con el toque de queda, la situación se fue normalizando poco a poco en la capital catalana.


Los incidentes y el número de manifestantes fueron menores que este sábado, en el que la capital catalana vivió una noche de disturbios y saqueos que tuvieron su epicentro en el Paseo de Gracia, donde jóvenes radicales rompieron los cristales de diferentes tiendas y entraron a saquearlas.

También provocaron un incendio en el acceso a la Bolsa de Barcelona y rompieron vidrieras "históricas" del Palau de la Música Catalana. Hubo enfrentamientos entre manifestantes y antidisturbios de los Mossos d'Esquadra en el barrio de Gracia. La noche concluyó con casi 40 detenciones en toda Catalunya, la mayoría de ellas en Barcelona.


Durante este domingo ya se habían producido manifestaciones en otros puntos de España, como en Bilbao, donde se produjeron enfrentamientos entre grupos radicales y agentes de la Ertzaintza, que se saldaron con una persona detenida y otra imputada bajo la acusación de desórdenes públicos.


Durante las cinco jornadas previas de manifestaciones y desórdenes en Barcelona se han detenido a 101 personas, de las que 32 eran menores de edad. Según fuentes policiales, durante los disturbios han resultado heridos 82 agentes.

En Girona, 300 personas se han movilizado este domingo a última hora para manifestarse por las calles del centro de la ciudad sobre las 20.20 horas tras concentrarse a las 19 horas en la plaza 1 d'Octubre. Con el mismo ambiente tranquilo con el que empezaron a caminar llegaron hasta la Subdelegación del Gobierno donde solo quedaban unas 30 personas.

Los manifestantes llevan una gran pancarta con el lema en catalán 'Jaque mate al régimen. Libertad Hasel' y de momento sólo destaca el lanzamiento de algún petardo contra furgones de los Mossos d'Esquadra.

Todo indica que las protestas continuarán este lunes. En Lleida, la Plataforma Llibertat Pablo Hasél anunció este sábado que desde mañana hasta el viernes se organizarán piquetes informativos en diferentes puntos de la ciudad para dar a conocer la situación que vive el rapero y el sábado está prevista una nueva manifestación.

lavanguardia


Etiquetas: