La táctica de tierra quemada de los armenios

  26 Noviembre 2020    Leído: 107
  La táctica de tierra quemada de los armenios

AZERTAC presenta un artículo del presidente del Colegio de Abogados de Azerbaiyán, Anar Baghirov, titulado "La política de los tres "todos" o la táctica armenia de tierra quemada".

"La táctica de la "tierra quemada" está prohibida por el artículo 54 del Protocolo Nº I del Convenio de Ginebra de 1977; el artículo 55, a su vez, prohíbe causar daños al medio ambiente.

Con la liberación de las localidades azerbaiyanas que estuvieron bajo ocupación armenia durante más de 28 años, el mundo entero está siendo testigo de las verdaderas consecuencias y la esencia de la política de ocupación del Estado agresor de Armenia.

Las ciudades y aldeas antes florecientes, habitadas exclusivamente por la población azerbaiyana, son ahora una especie de personificación de ciudades fantasma que fueron invadidas por bárbaros, hordas de invasores que, como enjambres de langostas, destruyeron todo a su paso.

El cuadro dolorosamente familiar descrito en las Crónicas históricas se ha convertido en parte de nuestra historia moderna. En general, se suele decir que la historia tiene una forma de repetirse, pero con el ejemplo de los territorios liberados de Azerbaiyán, podemos afirmar dolorosamente que, en particular, la historia de las tácticas de tierra quemada se repite.

Las tácticas de tierra quemada fueron ampliamente utilizadas en la historia del mundo por los invasores de tierras extranjeras, por ejemplo, por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Se sabe que la Wehrmacht ordenó quemar y destruir todas las ciudades y pueblos para privar al enemigo de un techo sobre sus cabezas (Paul Karel. Frente Oriental "Tierra Quemada". página 397 - el Documento 4.). La historia también conoce un ejemplo de la táctica de "tierra quemada", conocida como la política de los tres. También llamada la estrategia "quemar hasta las cenizas", todo significaba: matar todo, quemar todo y robar todo.

Como resultado de la política de "tierra quemada" de los fascistas armenios, los asentamientos ocupados de Azerbaiyán también se convirtieron en ruinas, en una zona desértica. A este respecto, cabe señalar que la táctica de la "tierra quemada" está explícitamente prohibida por el artículo 54 del Protocolo No. 1 del Convenio de Ginebra de 1977, y el artículo 55, a su vez, prohíbe causar daños al medio ambiente.

Es bien sabido que, además de la destrucción completa de los edificios civiles y la infraestructura, los monumentos históricos, religiosos y culturales de los territorios ocupados, los ocupantes armenios destruyeron miles de hectáreas de bosques relictos y destruyeron el medio ambiente como resultado de la extracción ilegal de recursos naturales.

La política de "tierra quemada" es un delito perpetuo cometido por los dirigentes militares y políticos armenios desde el año 1992. El mundo entero es hoy testigo de las pruebas irrefutables, anunciadas por los propios vándalos en diversos medios de comunicación, de cómo, con la inacción tácita de las autoridades de ocupación, se queman objetos civiles, se inutilizan instalaciones de infraestructura y se vandalizan monumentos religiosos e históricos de asentamientos azerbaiyanos liberados como resultado de la capitulación de Armenia.

Simultáneamente, el ejemplo de saqueo por vándalos armenios bajo la dirección del terrorista Ter-Hovhannes Hovhannisyan, que a principios del decenio de 1990 dirigió abiertamente bandas de saqueadores y asesinos que destruyeron la población civil por su origen étnico, y en los días de la guerra de 44 días, con una cruz en el pecho y un Kalashnikov en las manos, amenazó con matar a todos los azerbaiyanos.

¿Cómo puede un cristiano, y más aún un sacerdote, ser un asesino de personas indefensas, violar uno de los principales mandamientos del cristianismo? "no matarás"! Lo peor es que, bajo la dirección de "sacerdotes", los vándalos terroristas están destruyendo un complejo religioso Judavang al quitar las tejas del tejado (cuyas imágenes están disponibles en muchos recursos de código abierto), y así, de manera arrogante y cínica en la verdadera tradición de la hipócrita propaganda armenia, anuncian por adelantado la futura destrucción del templo después de la liberación de Kalbadjar.

Las imágenes distribuidas desde todos los territorios liberados, incluidas las últimas imágenes de la visita del comandante supremo, el presidente Ilham Aliyev y la primera vicepresidenta Mehriban Aliyeva al Aghdam liberado y a la mezquita profanada por los agresores armenios, atestiguan una vez más la inminente restauración de la tierra "quemada" de Karabaj. La actividad creativa y la actitud cuidadosa de los dirigentes de Azerbaiyán respecto de los monumentos religiosos de todas las religiones es bien conocida mucho más allá de las fronteras de nuestro país. No está lejos el día en que la tierra "quemada" florezca y se recupere después de 30 años de exterminio y devastación bárbara por parte del invasor.

Que todos los que de alguna manera simpatizan con los falsos sufridores respondan a la banal pregunta: ¿quién es el dueño de la tierra, el que la devasta, quema y destruye, o el que la nutre, crea y cuida?

Esa es toda la verdad..."


Etiquetas: