Los vikingos no eran ni tan rubios ni tan escandinavos

  18 Septiembre 2020    Leído: 232
Los vikingos no eran ni tan rubios ni tan escandinavos

Debido a la influencia de la cultura popular, nos imaginamos a los vikingos como guerreros escandinavos, muy altos, con la piel blanca como la nieve y el pelo rubio. Pero en realidad, esto no es totalmente cierto: muchos de ellos no eran como nos habían contado.

Un equipo de investigadores británicos y daneses examinó un total de 442 esqueletos de vikingos hallados en distintas partes de Europa, desde Rusia, Polonia e Italia hasta el Reino Unido, los países de Escandinavia y Groenlandia. 


Durante el estudio, que duró seis años, los científicos secuenciaron el genoma de los restos —la mayoría de los cuales se datan de la llamada época vikinga, entre el 793 y el 1066 d.C.— y llegaron a la conclusión de que muchos de los nórdicos tenían pelo oscuro y no eran de ascendencia puramente escandinava, pues los guerreros se mezclaron con otros pueblos sureños de Europa y Asia durante sus incursiones. Además, varios enterramientos vikingos ubicados en Escocia atribuidos a los escandinavos en realidad pertenecen a los vecinos locales que simplemente asumieron identidades vikingas y fueron enterrados a la manera nórdica.

La propia palabra vikingo proviene del escandinavo vikingr, lo que significa pirata, y de hecho no es una nacionalidad. "Uno de los resultados más interesantes es que no había un único pueblo vikingo. Desde el punto de vista cultural, sí. Pero no genéticamente", afirmó, a su vez, el investigador Fernando Racimo.

Muchos vikingos tenían el pelo castaño y la piel más morena debido a la afluencia genética de fuera de Escandinavia. Asimismo, las zonas al sur de la península escandinava tenían una mayor presencia de genes extranjeros. Los habitantes de lo que hoy es Noruega solían viajar a países como Irlanda, Escocia, Islandia y Groenlandia, mientras que los vikingos suecos fueron a los países del Báltico y los daneses, a Inglaterra. Al mismo tiempo, estas tres diásporas casi no se mezclaron entre sí. "Tal vez eran enemigos o hay alguna otra explicación válida: simplemente no lo sabemos", señaló el investigador Ashot Margarián.

"Los resultados de este estudio cambian la percepción de quiénes eran realmente los vikingos", declaró uno de los autores del estudio, genetista evolutivo Eske WIllerslev. El investigador subrayó que ahora "los libros de historia tendrán que ser actualizados".
Los resultados de este estudio a gran escala han sido publicados en la revista especializada Nature.


Etiquetas: