Los dos Ministerios emiten un comunicado conjunto

  15 Septiembre 2020    Leído: 626
  Los dos Ministerios emiten un comunicado conjunto

El Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Ecología y Recursos Naturales de la República de Azerbaiyán emitieron una declaración conjunta.

Según informa Azvision.az, la declaración reza:

"La agresiva Armenia continúa violando todos los principios del derecho internacional ligados a la protección y gestión de los recursos hídricos en los territorios ocupados de Azerbaiyán y a nivel transfronterizo.

Las actitudes hostiles hacia la naturaleza y el terrorismo ambiental en la región de Nagorno Karabaj ocupada por los armenios y los distritos adyacentes representan un serio recelo para el medio ambiente de la región. La fuerte contaminación de los ríos transfronterizos por parte de Armenia genera una gran amenaza para la vida silvestre ahí. Al mismo tiempo, el uso de embalses en los territorios ocupados se ha vuelto imposible y se ha convertido en una fuente potencial de peligro para la población que vive en los alrededores debido a la falta de mantenimiento.

La no adhesión de Armenia a la Convención de las Naciones Unidas sobre la Protección y Uso de Cursos de Agua Transfronterizos y Lagos Internacionales hace que sea imposible resolver los problemas de aguas transfronterizas dentro del marco de las normas internacionales.

La resolución 2085 adoptada en 2016 por la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa sobre la privación intencional de agua a los residentes de las regiones fronterizas de Azerbaiyán, que pide la retirada inmediata de las fuerzas armenias de la región y la provisión de investigaciones in situ por parte de ingenieros e hidrólogos independientes, no se ha implementado. Al contrario, Armenia ha ampliado sus actividades en esta dirección. En los últimos días, la prevención del río Incasu, que desemboca en el embalse en la aldea de Kemerli, región de Gazaj, pasando por la aldea de Dovex en la región de Tavush de Armenia, ha privado de agua a la población local.

Esta situación, una grave violación de los principios del derecho internacional y los derechos humanos, también plantea serios desafíos para la implementación de instrumentos adoptados internacionalmente, incluidas las obligaciones derivadas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y el Acuerdo de París sobre Cambio Climático. La reciente incorporación del terrorismo ambiental a las actividades provocadoras de los dirigentes armenios muestra que el país agresor sigue siendo una grave amenaza para la paz y la seguridad en la región, además de graves violaciones del derecho internacional y los derechos humanos fundamentales.

Exhortamos a la comunidad internacional a condenar enérgicamente las actividades ilegales de Armenia y tomar medidas urgentes para prevenir tales acciones ilegales del país ocupante ".

Roksana Tarlan


Etiquetas: