El primer ministro búlgaro se dirige a la nación después de un mes de protestas

  15 Agosto 2020    Leído: 318
El primer ministro búlgaro se dirige a la nación después de un mes de protestas

En su alocución, Borisov declaró que su partido –GERB– progresará elecciones para una Asamblea Constituyente.

Mientras los líderes de las protestas ideaban nuevas formas de expresar su descontento –ayer se cumplían 37 jornadas ininterrumpidas de manifestaciones masivas en la capital y en varias ciudades del país–, el primer ministro Boiko Borisov dirigió sorpresivamente un mensaje a la nación.

La especialista en psicología política Antoaneta Jristova afirmaba, poco después del mensaje de Borisov, que éste no permitirá «un gobierno de transición –prerrogativa, y máximo anhelo del Presidente– para que éste pueda controlar las elecciones». Destacó que quienes protestan se encuentran en una situación muy compleja, ya que «no pueden desistir fácilmente de su causa» y están tan obstinados en esta postura que «no pueden permitirse oír las razones de otra persona; se hallan en la trampa de su propio pensamiento».

En su alocución, Borisov declaró que su partido –GERB– promoverá elecciones para una Asamblea Constituyente, la redacción de una nueva Constitución y una nueva estructura del poder judicial, afirmando que él se retirará del gobierno en el momento en que el Parlamento tome la decisión de convocar dicha Asamblea Constituyente. «Ha llegado el momento no sólo de cambiar el sistema político, sino de reiniciar el país entero», afirmaba el primer ministro, recalcando que respeta la rebeldía de los jóvenes ya que son ellos quienes pueden y deben crear una nueva generación de líderes políticos.

Borisov no se quedó cortó en sus ataques al Presidente. «Radev le ha dado la espalda a su principal papel, el de unificador de la nación; en su afán por convertirse en líder político, premeditadamente atiza la tensión entre las instituciones. Llegó al extremo de enfrentar los búlgaros unos contra los otros. Dividió la sociedad, amenazó con el puño en alto y lanzó la chispa destructora del enfrentamiento. Así se convirtió en un simple figurante y lacayo de la oligarquía». En referencia al partido socialista, que en su momento nominó a Radev a la máxima jefatura del estado, señaló que como oposición en el Parlamento es débil, indefenso e incapaz de generar decisiones legislativas que puedan servir de corrector de la administración.

La reacción del Presidente fue instantánea. En un brevísimo y enardecido mensaje, Radev afirmó que «la confianza en el gobierno ha desaparecido irremediablemente». Se formuló la pregunta: «¿Puede un gobierno que viola las leyes gestionar unas elecciones justas? Mi respuesta es ¡NO!».

Sofía sigue con tres de sus principales cruces bloqueados. Los manifestantes recibieron con desconfianza las propuestas de Borisov, y señalaron que continuarán sus protestas hasta que se produzca la dimisión, amenazando con aumentar el número de cruces bloqueados.

abc


Etiquetas: