Gira de Pompeo por Europa central con el motivo de forjar un frente contra China

  13 Agosto 2020    Leído: 235
Gira de Pompeo por Europa central con el motivo de forjar un frente contra China

La gira por Chequia, Eslovenia, Austria y Polonia busca también manifestar un aviso a Moscú.

En Praga, primera parada de su gira centroeuropea, Mike Pompeo llamó ayer a las jóvenes democracias de la región a «abrazar las libertades ganadas» y advirtió que «el aumento del autoritarismo no es una tendencia abstracta en capitales lejanas como Moscú o Pekín», refiriéndose concretamente al caso bielorruso. «Queremos que ese pueblo tenga la libertad que reclama», dijo ante el Senado checo, y exigió respeto para los manifestantes.

El secretario de Estado de Estados Unidos visitó Bielorrusia en febrero, el primero en el cargo en hacerlo en 26 años, al tiempo que nombraba embajador en Minsk por primera vez en una década. «Vemos que el autoritarismo no murió en 1989 ni en 1991. El peligro sigue ahí. Escribimos el epitafio sobre ese tipo de regímenes, pero ahora sabemos que fue prematuro», lamentó.

En las últimas tres noches de protestas, miles de personas han sido detenidas en Bielorrusia por manifestarse contra los resultados de las elecciones presidenciales del 9 de agosto, que concedieron la victoria al actual mandatario, Alexandr Lukashenko.

Pompeo habló también con especial dureza de China y Rusia, a la que acusó de «intentar socavar la democracia y la seguridad mediante campañas de desinformación y ciberataques». «Pero China es aún una amenaza mayor», siguió, aludiendo al «robo de datos industriales» y «campañas de coerción y control». «Su gobierno utiliza la influencia económica para reprimir la libertad», reprochó, «el Partido Comunista Chino está enredado en nuestras economías, en nuestra política, en nuestras sociedades, a un nivel al que la URRS nunca consiguió».

Pulso por el 5G
Su gira tiene como objetivo entorpecer la presencia de la empresa china Huawei en las redes 5G europeas. «La marea está cambiando», saludó los próximos acuerdos. Para ello se reunió ayer con el presidente Miloš Zeman, el primer ministro Andrej Babiš. También hablaron de la posible participación estadounidense en la expansión de la energía nuclear en la República Checa, que planea la construcción de nuevas centrales.

En Eslovenia firmará una declaración conjunta sobre seguridad estándar 5G diseñado para dejar fuera a Huawei, similar al firmado con Rumanía, Estonia y Letonia. Según la agencia de noticias eslovena STA, el borrador prevé que los proveedores se sometan a una revisión de sus estándares de seguridad, garantía de propiedad intelectual y transparencia, e identifiquen la propiedad de la empresa proveedora. En Austria, según el gobierno de Sebastian Kurz, se «profundizará en un alianza estratégica», que la Administración Trump va tejiendo con determinados socios europeos, al tiempo que se distancia de las autoridades de Bruselas. Y en Polonia respaldará al recién elegido presidente Andrzej Duda, acusado de fraude electoral por la oposición.

En cada parada criticará el gasoducto Nord Stream 2, para trasladar gas ruso hasta el norte de Alemania. El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, ha criticado que «ningún Estado tiene derecho a dictar su política energética a la UE» en una reunión con su homólogo ruso Sergei Lavrov y ha advertido que las sanciones son «definitivamente el camino equivocado».

abc


Etiquetas: