Indignación en Japón por los discursos de Shinzo Abe en Hiroshima y Nagasaki 

  13 Agosto 2020    Leído: 408
Indignación en Japón por los discursos de Shinzo Abe en Hiroshima y Nagasaki 

Un detector de plagios evidenció un 93 % de similitud literal en los discursos del premier en las dos ciudades, lo que ha sido interpretado como una inadmisibe indiferencia ante las víctimas.

Sobrevivientes de los bombardeos atómicos de hace 75 años en las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki acusan al primer ministro del país, Shinzo Abe, de ser indiferente a esas tragedias, tras descubrir que replicó casi literalmente sus discursos para conmemorar a las víctimas de aquellos sucesos.

Un programa de detección de plagios encontró que el discurso que pronunció en Hiroshima fue idéntico en 93 % a otro que dio tres días después en Nagasaki, informa el periódico Mainichi Shimbun.  

"Es lo mismo todos los años. Habla galimatías y se va, como si dijera: 'Ahí tienes. Adiós'. Simplemente cambió la palabra 'Hiroshima' por 'Nagasaki'. Está menospreciando a los supervivientes de la bomba atómica", denunció Koichi Kawano, jefe de grupo de 'hibakusha'(como llaman a los sobrevivientes de aquellos bombardeos atómicos) de la prefectura de Nagasaki.

El texto completo y su traducción al inglés, que se puede ver en la página oficial de la oficina del primer ministro, comprueba un alto grado de identidad. Tras mencionar el nombre de cada ciudad, el párrafo siguiente coincide palabra por palabra.

"Expreso con reverencia mi más sentido pésame a las almas de la gran cantidad de víctimas de la bomba atómica. También extiendo mi más sentido pésame a quienes todavía sufren las secuelas de la bomba atómica, incluso ahora", dijo Abe.

Por si fuera poco, las variantes de los discursos de Abe en Hiroshima y Nagasaki en los años 2018 y 2019 también son asombrosamente parecidos. 

Más que esa repetición simple de los discursos, los 'hibakusha' expresan su descontento por la inacción del Gobierno en cuanto al desarme nuclear y su despreocupación por las víctimas.

Japón no ha firmado el tratado para abolir las armas nucleares que adoptó la asamblea general de la ONU en 2017. Y Abe tampoco he hecho lo mínimo que le exigen los 'hibakusha': visitar el museo de la bomba atómica en Nagasaki. 

"Dice que se mantendrá 'en sintonía' con los sobrevivientes de la bomba atómica, que están en edad avanzada, pero no ha tomado medidas concretas. Solo habla y no actúa, y eso se refleja en sus discursos", comentó Haruko Moritaki, de 81 años y codirector de la Alianza de Hiroshima para la Abolición de Armas Nucleares, al referido periódico.

 


Etiquetas: