El fútbol español tiene problemas en relación con cautivar a sus jóvenes talentos

  31 Julio 2020    Leído: 265
El fútbol español tiene problemas en relación con cautivar a sus jóvenes talentos

Lleva tanto tiempo siendo lo habitual que quizá por ello el personal lo vea ya como algo que toca asumir, pero no por ello la tendencia se vacía de significado para un campeonato, el español, que se desangra gota a gota dede hace un puñado de años. Lejos quedan ya los días de vino y rosas, con la Liga erigida como el jardín fetiche para cualquier futbolista que apreciase su propia talla. El fin de la época dorada nacional forma parte del ayer, y las consecuencias se apilan una tras otra, conformando una montón que va restando lustre al nivel de nuestro fútbol. El último ladrillo se llama Ferran Torres.

Coronó esa pila el miércoles, cuando el Manchester City anunció su contratación por veinticinco millones más diez en variables, cifra récord para un jugador sub 21 español, una ganga tratándose de uno de los proyectos de atacante más ilusionantes en el panorama continental. La culpa la tuvo su contrato, que terminaba el año próximo. Los tiras y aflojas entre el jugador y el Valencia, el club donde se crió, fueron una constante desde que irrumpió con insolencia en la primera plana del conjunto de Mestalla, suya la banda derecha tras pasmar a propios y extraños en el Europeo del verano pasado que ganó con la sub 19.

El traspaso, más allá de las ampollas que pueda haber levantado en una afición que lo había acogido con la ilusión de quien ve crecer a uno de los suyos, refleja una noticia con dos caras. La amable versa sobre las cualidades del futbolista español, una garantía para quien aborda el mercado en busca de piezas valiosas. La amarga habla de las dificultades que los equipos de la Liga tienen para cautivar al talento autóctono. Ese poder queda vedado a la capacidad de seducción que el momento deportivo de Real Madrid y Barcelona les otorgue, dificilísimo para esas plantillas encontrar un hueco de cierta importancia para un chaval falto de horas de vuelo. Ahí está la costumbre adquirida por el campeón de Liga con los jóvenes, fichajes tempranos y maduración satélite. En esa rueda de cesiones anda Ceballos, destacado en el Arsenal cuando las lesiones se lo permitieron; dos laterales de futuro con probable futuro en la selección como Odriozola o Reguilón; Mayoral, un delantero que maravilló en La Fábrica, o Óscar Rodríguez, que se echó a la espalda a un Primera como el Leganés. Más allá de estos dos transatlánticos (Asensio, Ansu Fati), la nada. Ni siquiera el Atlético de Madrid pudo convencer a Rodrigo de que en el Metropolitano no se arrepentiría de cerrar la puerta a Guardiola.

Es el propio técnico catalán uno de los grandes valedores del jugador de su país en el extranjero, con Eric García, central que Begiristain se llevó de la cantera del Barcelona y compañero de Ferran en la sub 19, asentado en el tramo final de la temporada como pareja de Laporte. Y tras exprimir la zurda de David Silva, a punto de abandonar la nave citizen tras una década de celeste, el relevo es para el potente Torres. De esa generación que batió a Portugal en el partido por la copa con un doblete del ya ex del Valencia han volado también titulares como Sergi Gómez, reclutado rápidamente por esa aspiradora de talentos tiernos que es el Borussia Dortmund o Abel Ruiz (Braga). Gonzalo Villar, habitual con la sub 21, se marchó a la Roma -igual que Carles Pérez-, lo mismo que le ocurrió a Pedro Porro, en propiedad del Manchester City aunque a priori sin caché para formar parte del primer equipo la próxima temporada. Angeliño, que ya recaló en la cantera del City en 2013, sí ha tenido minutos esta campaña.

El paradigma de esta corriente lo encarna como pocos Dani Olmo. El de Tarrasa oposita, al alimón con Ferran Torres, a hacerse con un puesto en la línea atacante de la selección española que compita en la próxima Eurocopa. Ya ha sido convocado, y de haberse mantenido este verano el torneo tenía visos de ser un recurso importante para la línea ofensiva de Luis Enrique, pero su crecimiento en el Leipzig lo colocan en la primera fila, para hacerse con un hueco de peso en la convocatoria. Con semejante cartel, no hubo un solo equipo en España con posibilidades reales de echarle el lazo cuando su salida del Dinamo de Zagreb era evidente.

La clave para entender este entuerto en que anda sumido el fútbol nacional, dejando a un lado las posibilidades económicas de unos y otros, la dio en una entrevista con este periódicoLuis de la Fuente, responsable de la sub 21 que ganó el Campeonato de Europa el pasado verano y que competirá en los próximos Juegos Olímpicos. «Lo que creo es que el futbolista joven necesita jugar siempre. Para poder mejorar, para poder mejorar sus prestaciones, para alcanzar su mejor versión. Todo lo que no sea tener minutos con regularidad irá lastrando el proceso. En la medida en que los entrenadores les puedan dar minutos y confianza, ellos responden. Se necesita tiempo, más que con un jugador hecho, pero eso depende de las líneas de trabajo y la cultura de cantera de cada club. Es un poco complejo».

abc


Etiquetas: