Llegan a Roma 36 contagiados de coronavirus desde Bangladesh con certificados de test falsos

  09 Julio 2020    Leído: 1145
Llegan a Roma 36 contagiados de coronavirus desde Bangladesh con certificados de test falsos

Habían pagado a médicos corruptos de clínicas locales por firmar los resultados de unas pruebas ficticias.

Italia considera que el verdadero riesgo para que se reavive la pandemia llega del extranjero, con personas que aterrizan en su territorio desde países con alta circulación del virus, en los que además no hay el necesario rigor en los controles de los aeropuertos. Ciudadanos de Bangladesh llegaban al aeropuerto romano de Fiumicino desde Daca con falsos certificados de test sobre el coronavirus, pagados a 36 euros, en los que se escribía que no eran positivos. El temor a que la pandemia se reavive en Italia por este motivo ha llevado al gobierno de Giuseppe Conte a prohibir los vuelos desde Daca, la capital del país al sur de Asia.

En un mismo avión llegaron a Fiumicino 36 personas infectadas, es decir, un pasajero de cada ocho, lo que se considera un promedio muy alto. De ellos, al menos una docena también tenían fiebre, pero nadie los detuvo en el aeropuerto de Daca y pudieron subir tranquilamente al avión. Para ello se valieron de falsos certificados, en los que constaba que eran negativos al Covid-19, firmados por médicos corruptos en clínicas locales.

Por orden de la región del Lazio se controló un vuelo especial de la Biman Bangladesh Airlines, la aerolínea de bandera bangladesí, que aterrizó el lunes en el aeropuerto de Fiumicino con 276 personas: 258 adultos, todos con permiso de residencia o trabajo en Italia, 15 menores y tres bebés. Se realizó un control difícil y complejo que duró cinco horas.

Aislados y en cuarentena
Los 36 pasajeros infectados del vuelo de la Biman han sido aislados en el Covid Hospital de Casal Palocco, en un barrio periférico de Roma. El resto harán cuarentena de 14 días en hoteles alquilados por la región del Lazio. Solo a cuatro se les permitió aislarse en su propia casa, con controles sanitarios, porque tenían las condiciones logísticas para hacerlo y no corrían el riesgo de infectar a otras personas.

La mayoría de los pasajeros se dirigía al Lazio y su capital, Roma, como destino final, pero otra parte viajaba a Emilia-Romagna, para trabajar en restaurantes y hoteles. Es grande también el grupo de comerciantes de esta comunidad.

Teniendo en cuenta que en el vuelo de la Biman se registraron 36 personas contagiadas, los investigadores epidemiológicos en la región del Lazio calculan que en las últimas semanas han llegado a Italia unas 600 personas infectadas procedentes de Bangladesh y de otros países con alta circulación de virus. Se ha desatado ya la búsqueda de esas personas infectadas, una tarea difícil y complicada.

Los vuelos con Daca, suspendidos
El ministro de Sanidad, Roberto Speranza, ha suspendido todos los vuelos especiales desde Bangladesh durante una semana. La región del Lazio considera necesaria la medida, pero insuficiente porque se trata de muy pocos días. Curiosamente, Speranza fue, entre los ministros de Sanidad de los países de la Unión Europea, el que eligió la línea de «máxima prudencia» cuando la UE decidió abrir las fronteras para 15 países extracomunitarios.

Por eso, el Gobierno italiano aprobó el 30 de junio una ordenanza para que siga siendo obligatoria la cuarentena de 14 días y la vigilancia sanitaria para todos los ciudadanos procedentes de países fuera del área Schengen, incluidos los 15 considerados seguros en la lista aprobada por la UE. «Después de todos los sacrificios realizados -explicó entonces el ministro Speranza-, no podemos darnos el lujo de importar infecciones del extranjero».

abc


Etiquetas: