Macron da un giro a la derecha, con el nombramiento de su nuevo gobierno

  07 Julio 2020    Leído: 369
Macron da un giro a la derecha, con el nombramiento de su nuevo gobierno

Los ministros de Exteriores, Educación, Economía, Defensa y Sanidad son confirmados en sus cargos y nombra a Gérald Darmanin, antiguo portavoz de Nicolas Sarkozy, en la cartera de Interior.

Emmanuel Macron nombró la tarde de este lunes su tercer gobierno, desde su elección como presidente, con estos objetivos estratégicos: defender la soberanía económica de Francia y de Europa, unir y reconstruir la nación, relanzar la economía y… preparar la campaña de la futura reelección del jefe del Estado.

El único gran cambio estratégico entre el segundo y el tercer gobierno de Emmanuel Macron es la sustitución del ministro del Interior: Gérald Darmanin, antiguo portavoz de Nicolas Sarkozy, exministro de los presupuestos del Estado, que sustituye a Christophe Castaner, víctima de sus ligerezas verbales, su aparente incapacidad como gestor, y su apasionada vida nocturna.

Jean-Yves Le Drian, Jean-Michel Blanquer, Bruno Le Maire, Florence Parly, Olivier Veran, son confirmados en sus puestos como ministros de Asuntos Exteriores, Educación, Economía, Defensa y Sanidad. Roseline Bachelot, exministra y mujer de confianza de Nicolas Sarkozy, es nombrada ministra de la Cultura.

La confirmación de ministros en puestos estratégicos, y la ascensión significativa de dos personalidades próximas a Nicolas Sarkozy, parecen confirman que el «nuevo» Emmanuel Macron se instala sin complejos en una suerte de «conservadurismo tranquilo», con promesas reformista. Se trata al mismo de una confirmación: el presidente asume todo el poder, solitario y «absoluto». Su Gobierno deberá ejecutar su política, antes que crisis que vienen y ante el calendario electoral, cúspide de la pirámide del modelo político francés.

Entre un rosario de pequeñas o grandes notas y guiños entre ecologistas y centristas, una originalidad inesperada: un abogado famoso y muy polémico, Éric Dupond-Moretti, sustituye en el Ministerio de Justicia a una señora bien y digna, pero un poco falta de «pegada» política, Nicole Belloubet.

El tercer gobierno de Emmanuel Macron se parece muy mucho al primero y al segundo. La gran mayoría de los grandes ministerios no cambian. Aparecen nuevos ministerios en busca de un destino, como el flamante Ministerio de la Transición ecológica, a cargo de Barbara Pompoli.

Se trata de una continuidad real y aparente: el mismo equipo confirma de manera espectacular que Emmanuel Macron ha decidido gobernar en solitario. El nuevo primer ministro y jefe de Gobierno, Jean Castex, y el nuevo gobierno, tienen las mismas y nuevas misiones, que el jefe del Estado presenta como un «nuevo rumbo».

Objetivos más urgentes
El primer objetivo macroniano, la defensa la soberanía económica de Francia y de Europa, será la tarea de dos veteranos de la «macronía», Jean-Yves Le Drian (antiguo centroizquierda con François Hollande) y Bruno Le Maire (conservador tradicionalista con Sarkozy). Macron los confirma en sus respectivos ministerios, con objetivos más urgentes: la defensa de la soberanía nacional y europea pasa por las negociaciones en el seno de la UE. Francia está tan necesitada como Italia y España de los fondos europeos para la reconstrucción nacional.

Macron confirma en su cargo a Florence Parly como ministra de la Defensa. Confianza y continuidad en una mujer con guante de seda y mano de hierro. Macron estima que la soberanía de Francia y Europa pasa por la seguridad militar, dentro y fuera de las fronteras nacionales… Parly ha sido y seguirá siendo la ejecutora de la diplomacia armada del presidente, que continúa insistiendo en la necesidad de confirmar y restaurar la soberanía militar de Europa, cuando las relaciones trasatlánticas atraviesas una insondable crisis de gran calado histórico.

Jean-Michel Blanquer (educación) y Roselyne Bachelot (cultura) tienen un puesto fundamental en el nuevo equipo. La confirmación y restauración de la unidad nacional es un objetivo estratégico capital, cuando Francia es víctima de temibles llamaradas sociales, étnicas y multiculturales. Un centrista conservador y una conservadora sin mácula centrista estarán al frente de maniobras mucho más que simbólicas.

A caballo entre la confirmación y restauración de la unidad nacional, el Ministerio del Interior ocupa un puesto estratégico. En Francia están «catalogados» unos 700 guetos multiculturales, suburbanos. Seguridad y tensiones étnicas son un frente tan esencial como inflamable. El suicidio de policías, la multiplicación de manifestaciones de protesta, racistas y antirracistas, se han convertido en un problema de fondo, que ha terminado costando el cargo a Castaner, ministro del Interior, saliente, cuyas frivolidades íntimas causan pánico en el Elíseo.

Tras cumplir con aparente eficacia las consignas de Emmanuel Macron en el Ministerio de los Presupuestos del Estado, Gérald Darmanin asume el cargo de ministro del Interior, cuyos despachos se encuentran a trescientos metros del Elíseo, la residencia del jefe del Estado.

Un hombre clave
Darmanin comenzó su carrera como portavoz personal de Nicolas Sarkozy. Es un conservador tradicional, cuya figura pública tiene muchos otros matices: es hijo de una familia muy modesta, de origen judío magrebí. Uno de sus abuelos fue soldado magrebí al servicio de Francia. Su madre trabajaba haciendo faenas domésticas. Su padre era gerente de un bar de suburbio multicultural. Darmanin estudiaba y trabajaba al mismo tiempo. Fue un descubrimiento de Sarkozy, con el que guarda lazos de amistad profundos.

Político curtido en la derecha tradicional, Darmanin también es alcalde de una ciudad de talla media, Tourcoing (97.000 habitantes). A sus treinta y siente años, tiene la experiencia de los pasillos del poder político parisino. Y la experiencia del alcalde de provincias. Ha tardado tres años cortos en ganar la confianza íntima de Emmanuel Macron.

El nombramiento de Darmanin como ministro del Interior, tiene otro alcance político capital: un antiguo portavoz de Sarkozy se ha convertido en el hombre de confianza de Macron cuando comienza la larga marcha de las próximas elecciones presidenciales. En el modelo político francés, el ministro del Interior es el brazo armado del jefe del Estado cuando comienza una larga y dura campaña electoral, que no culminará hasta la primavera del 2022.

 

Esta es la lista completo de los nombramientos:

Ministro de Europa y Asuntos Exteriores: Jean-Yves Le Drian

Ministra de Transición Ecológica: Barbara Pompili

Ministro de Educación: Jean-Michel Blanquer

Ministro de Economía, Hacienda y Recuperación: Bruno Le Maire

Ministra de las Fuerzas Armadas: Florence Parly

Ministro del Interior: Gérald Darmanin

Ministra de Trabajo, Empleo e Integración: Elisabeth Borne.

Ministro de Ultramar: Sebastien Lecornu

Ministro de Justicia: Éric Dupond-Moretti

Ministra de Cohesión Territorial: Jacqueline Gourault.

Ministra de Cultura: Roselyne Bachelot

Ministro de Solidaridad y Salud: Olivier Véran

Ministro del Mar: Annick Girardin

Ministro de Educación Superior, Investigación e Innovación: Frédérique Vidal

Ministro de Agricultura y Alimentación: Julien Denormandie

Ministro de Transformación del Servicio Público: Amélie de Montchalin

Ministra responsable de Igualdad, diversidad e igualdad de oportunidades: Elisabeth Moreno

abc


Etiquetas: