Razones para que EEUU deje sus bases militares del extranjero

  20 Octubre 2016    Leído: 205
Razones para que EEUU deje sus bases militares del extranjero
Experto de EE.UU. explica por qué su país debería cerrar sus bases militares en el extranjero argumentando que no responden a los intereses nacionales del país.
John Glaser, especialista en seguridad nacional del Instituto Cato en Washington, Estados Unidos, sostiene en un artículo para la revista estadounidense Time, que las bases militares estadounidenses ubicadas en territorio de otros países se perciben ahora como parte integrante de su política internacional, y recuerda que el Estado norteamericano dispone de "un verdadero imperio" con estas bases por todo el mundo, “unas 800 en más de 70 países”.

Glaser cree que ha llegado la hora de cerrar las bases militares extranjeras de EE.UU., como podría ser el caso del Guantánamo, en Cuba, apoyándose en siete argumentos.

En primer lugar, subraya que todas estas medidas no garantizan la seguridad de Estados Unidos y añade que "80.000 soldados de bases europeas y más de 154.000 soldados de bases asiáticas no tienen nada que ver con la seguridad nacional de EE.UU".

En segundo lugar, el autor recuerda que su capacidad para detener al rival es exagerada y a continuación hace alusión a la expansión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que continúa pese a que la Guerra Fría llegó a su fin y añade que la Alianza "solo hace menos estable la situación".

Como la tercera razón, indica que no evitarían la proliferación de armas nucleares. El argumento que utiliza la Administración estadounidense, según Glaser, es el de que "la presencia de las bases militares evita la carrera armamentista, y la proliferación de las armas nucleares en particular, al tranquilizar a los aliados".

Sin embargo, el autor destaca que esta presuposición no funciona y pone como ejemplo Japón y Corea del Sur, países a los que EE.UU. no logró disuadir a la hora de desarrollar sus propias armas nucleares, provocando las actividades norcoreanas en la región.

También, como otro argumento afirma que el rencor de la población local causado por la presencia de bases militares extranjeras "puede durar generaciones" y despertar resentimiento. Y como quinta alegación afirma que pueden hacer que EE.UU. apoye a las dictaduras.

En este punto, Glaser enumera una serie de casos en los que EE.UU. olvidó sus propios principios de la retórica internacional, como cuando en 2011, durante el Despertar Islámico, se violaban brutalmente los derechos humanos pero -recuerda- EE.UU. "guardaba silencio".

Por otro lado, apostilla que involucran a Washington en guerras innecesarias, y da como ejemplo el caso del conflicto con China, "si estalla un conflicto sobre los territorios o las aguas en disputa en el mar de China Meridional", presupone el experto, que EE.UU. "tendrá que entrar en una guerra contra el gigante asiatico para cumplir con las garantías de seguridad dadas a Taiwán, Japón o Filipinas".

A modo de colofón, el autor resume que las fuerzas militares estadounidenses no deben "intervenir por todo el mundo hasta que exista un peligro evidente para la seguridad de EE.UU." y destaca que, pese a la retórica habitual de su país, "el mundo es cada vez más pacífico y EE.UU. está muy protegido de los peligros de fuera". "Nuestro nivel de seguridad extraordinario no requiere una política exterior tan activa", concluye.

HispanTV.es

Etiquetas: